jueves, agosto 11, 2022

Encefalitis japonesa: causas, síntomas y tratamiento

La encefalitis japonesa es una enfermedad infecciosa causada por un virus transmitido por mosquitos. La gran mayoría de los casos son asintomáticos, pero algunos pacientes experimentan síntomas meníngeos o similares a los de la gripe y encefalitis potencialmente mortal. Un método eficaz de prevención es la vacunación contra la encefalitis japonesa. El tratamiento, sin embargo, es sólo sintomático. A continuación, te enseñare todo lo que debes saber sobre la encefalitis japonesa; sus causas, síntomas y tratamiento. Así que quédate y disfruta del contenido que tengo para ti:

Encefalitis japonesa: ¿Cuáles son las causas?

La encefalitis japonesa (EJ) es una enfermedad infecciosa causada por arbovirus de la familia de los flavivirus. Los principales huéspedes de este virus son las aves, los reptiles, las mascotas y los murciélagos. El virus es transmitido por mosquitos que lo propagan entre los animales.

El hombre se infecta accidentalmente de animales infectados. No es posible infectarse de otro humano. Cada año, decenas de miles de personas padecen esta enfermedad, principalmente viviendo en áreas rurales y durante el final de la temporada de lluvias. Los pequeños están más expuestos de desarrollar la enfermedad.

Países donde ocurre la encefalitis japonesa: Tailandia, China, India, Japón, Corea, Vietnam, Malasia, Filipinas, Sri Lanka, Birmania, Laos, Camboya, Nepal. La enfermedad también ocurre en Australia y Oceanía.

Síntomas de Encefalitis japonesa

El período de incubación es de 7 a 1 días. La gran mayoría de los pacientes no experimentan ninguna molestia ni experimentan síntomas de encefalitis similar a la gripe japonesa, como, por ejemplo:

  • Sentirte débil
  • Fiebre (dura unos 10 días)
  • Náuseas vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Desórdenes gastrointestinales

Sólo alrededor del 1%. los pacientes desarrollan la forma más grave de la enfermedad que afecta al sistema nervioso central. En estos pacientes estas ante una encefalitis, que se manifiesta por: alteración de la conciencia y del comportamiento, presencia de síntomas meníngeos y convulsiones. La fuerza de los músculos de las extremidades también puede estar debilitada o puede haber incoherencia en el movimiento

Algunos pacientes con complicaciones de la encefalitis japonesa pueden desarrollar síntomas parkinsonianos, es decir, lentitud de movimientos, aumento de la tensión muscular, temblores. Otros tienen movimientos involuntarios como doblar y torcer diferentes partes del cuerpo, conocidos como distonías.

En alrededor del 30 por ciento. de los casos, el curso de la encefalitis es tan grave que el paciente muere. La infección en las primeras etapas del embarazo puede provocar un aborto espontáneo.

Encefalitis japonesa – Investigación

La sospecha inicial de la enfermedad se realiza al recoger una entrevista con el paciente. Una pista importante es el hecho de que el paciente había estado en los países del sudeste asiático antes de enfermarse.

Los análisis de sangre de laboratorio desempeñan un papel importante en el diagnóstico, que pueden revelar parámetros aumentados de inflamación, como la leucocitosis, es decir, un aumento en la cantidad de glóbulos blancos.

El diagnóstico implica el aislamiento del virus de la sangre y el líquido cefalorraquídeo. También es posible determinar el nivel de anticuerpos específicos de la clase IgG e IgM.

Al inicio de la enfermedad, aumenta el nivel de anticuerpos IgM contra el virus de la encefalitis japonesa. La presencia de estos anticuerpos, así como un nivel elevado de IgG , puede indicar una infección por este virus.

Al interpretar los resultados de las pruebas serológicas, se debe tener en cuenta la posibilidad de reactividad cruzada con otros virus pertenecientes a los flavivirus, lo que crea el riesgo de un resultado falso positivo.

La familia de flavivirus también incluye los virus del Nilo Occidental, Zika, Dengue, encefalitis transmitida por garrapatas y fiebre amarilla. También hay una resonancia magnética a disposición del médico, que puede revelar una afectación bilateral del tronco encefálico y el tálamo.

Prevención y tratamiento de la encefalitis japonesa

El tratamiento de la encefalitis japonesa es únicamente sintomático. Los pacientes reciben medicamentos antiinflamatorios y antipiréticos. El riesgo de infección se puede reducir evitando las picaduras de mosquitos. Es bueno tener mosquiteras en las ventanas de las habitaciones en las que nos hospedamos. La ropa, que debe cubrir la mayor parte posible del área del cuerpo, también es importante.

Los repelentes deben aplicarse sobre la piel. Los preparados que contienen DEET son los más efectivos contra los mosquitos tropicales. Estos son biocidas que deben usarse con mucho cuidado. No se deben exceder las dosis recomendadas, especialmente para un niño.

Están disponibles en aerosoles y barras. En el caso de protección facial, el preparado debe frotarse suavemente sobre la piel, evitando el contacto con las mucosas y los ojos.

Encefalitis japonesa – vacuna

Aunque no existen métodos de tratamiento causal, puedes protegerte eficazmente contra la enfermedad vacunándonos antes de viajar a países donde el virus está presente. La vacuna registrada para su uso en la Unión Europea es IXIARO.

El principio activo es el virus de la encefalitis japonesa inactivado (o muerto). El sistema inmunitario de la persona inmunizada se estimula para producir anticuerpos contra el virus, lo que significa que la próxima vez que el cuerpo entre en contacto con el virus, comenzará a producir anticuerpos más rápidamente y será capaz de hacer frente a la infección.

La vacuna contra la encefalitis japonesa se administra por vía intramuscular en dos dosis, la segunda dosis se inyecta 28 días después de la primera. La protección se obtiene una semana después de la vacunación.

No debe administrarse a personas alérgicas al principio activo o a cualquier otro excipiente contenido en la vacuna. Las personas infectadas con fiebre tampoco deben vacunarse. No se recomienda para mujeres embarazadas y lactantes.

Con la vacuna contra la encefalitis japonesa, pueden ocurrir efectos secundarios como con cualquier otra vacuna. Los efectos secundarios son comunes en el lugar de la inyección e incluyen dolor, enrojecimiento, picazón, hinchazón, endurecimiento de la piel y sangrado.

Además, también hay otros síntomas: fiebre, náuseas, vómitos, dolor muscular y articular, dolor de cabeza, mareos, diarrea, dolor abdominal, aumento de la sudoración, fatiga, ganglios linfáticos agrandados, palpitaciones, sarpullido.

Antes de ser vacunado contra la encefalitis japonesa, el paciente es calificado en un centro médico por un médico que, teniendo en cuenta todas las contraindicaciones, decide administrar la vacuna. El costo de una dosis de la vacuna es de aproximadamente 30 EUR Y 50 EUR.

Lupe Buendía
Soy Lupe. Como mi apellido, procuro tener un Buendía siempre, así que entre noticias, artículos y escritos es como paso mi mañana. Me ha gustado escribir desde siempre y he estudiado periodismo. Estudiante de marketing de contenidos y amante de la actualidad.

Artículos similares