sábado, febrero 4, 2023

El secreto para tomar decisiones difíciles sin cargo de conciencia

Las decisiones dan forma a toda nuestra vida cotidiana, pero, ¿qué pasa con las decisiones difíciles? Todos los días tenemos que decidir cuándo poner el despertador, qué ponernos o qué autobús tomar. Muy a menudo tomamos estas decisiones «desde las entrañas».

No causan ningún problema. Pero luego hay una categoría completamente diferente de decisiones. Las decisiones que se sienten tan difíciles que terminamos sin tomar ninguna decisión y, sin embargo, no estamos contentos con ellas. Muy a menudo estás atrapado en un dilema en esos momentos.

La agonía de la elección

La agonía de la elección

Toda nuestra vida está formada por decisiones. ¿Me pongo los calcetines azules o negros ahora? ¿Tomo el autobús hoy o mejor la bicicleta? ¿Debo quedarme con mi pareja o separarme? ¿El trabajo es adecuado para mí o no?

La mayoría de las decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana son muy fáciles de tomar y no nos molestan por mucho tiempo.

Por ejemplo, si tienes que decidir en la mesa del desayuno si debes tomar el plátano o la manzana de la canasta de frutas, entonces hay varias formas en las que puedes elegir la manzana.

O eres una «criatura de hábitos» y comes una manzana todas las mañanas. Entonces ya no surge la pregunta de si es plátano o manzana. La cuestión ya está resuelta mediante la creación de un hábito.

Sin ese ritual de desayuno, es posible que te guíes por tu intuición («Me gustan mucho más las manzanas que los plátanos, así que prefiero comerme la manzana»). Tus emociones son muy útiles en esto.

Te muestran de forma intuitiva lo que te aporta el mejor resultado, sin que tengas que pensar demasiado en ello. Esto te ahorra mucho pensar (lo que se sabe que es muy útil, especialmente en las primeras horas de la mañana). O decides con tu mente («La manzana ya se está marchitando, tal vez debería comerme mejor la manzana»).

Aquí no se trata de decisiones de este tipo, porque tomarlas ocurre de manera bastante automática. La situación es completamente diferente cuando se trata de decisiones difíciles: literalmente pueden mantenerte cautivo.

Dariana Echeto
¿Definirme en pocas palabras? ¡Es complicado para una periodista! Tengo 31 años de edad y más de 5 años en el maravilloso ejercicio de la redacción. Soy una persona proactiva, organizada y responsable, con buenas relaciones interpersonales. Siempre tengo la mejor disposición para la realización de mis actividades personales, labores y el cumplimiento del horario. Amo los retos y los desafíos porque me han hecho crecer como persona y como profesional. Tengo muchas cosas que contarte, puedes leerme en vida.es.

Artículos similares