sábado, enero 28, 2023

Episiotomía: ¿cómo puedes evitarla?

Un elemento del parto que causa gran ansiedad en las gestantes es la episiotomía y sus efectos posparto. Sin embargo, debe tener en cuenta que una incisión realizada por indicaciones médicas, en el momento adecuado y de la manera correcta, puede ser un procedimiento prácticamente indoloro, y muy beneficioso para la madre y el niño. Seguidamente te enseñare todo lo que debes saber sobre la episiotomía y como puedes evitarla:

Causas de la episiotomía

La entrepierna es la sección entre los genitales externos y el ano. Durante el trabajo de parto, los músculos del perineo se estiran lentamente para permitir que salga la cabeza del bebé correctamente flexionado. La cabeza del recién nacido debe desplegarse lentamente, de tal manera que el perineo se estire adecuadamente al tamaño requerido. En muchas trabajadoras, especialmente en aquellas activas en trabajo de parto, el perineo se estira en un grado apropiado y no es necesaria una incisión. A veces, sin embargo, sucede que los tejidos del perineo aún no han tenido tiempo de adaptarse adecuadamente, y el nacimiento rápido del niño es necesario para su seguridad; entonces, la episiotomía puede ser muy útil.

La finalidad de una episiotomía durante el parto es ensanchar el canal del parto, y así facilitar el nacimiento de un niño en una situación en la que el perineo aún no está correctamente estirado. Durante el procedimiento, se incide la pared vaginal, el músculo bulboesponjoso y el perineo transverso superficial. La incisión la hace la partera u otra partera. Se realiza una episiotomía en la etapa final del parto– cuando su cabeza asoma en la fisura pudenda. El perineo se incide en el pico de la contracción, es decir, cuando la contracción es más fuerte. Luego, los tejidos se estiran adecuadamente y el flujo de sangre se limita en este lugar; esto causa menos dolor y menos sangrado en el sitio de la incisión.

En la mayoría de los casos, la episiotomía se realiza en dirección medial-lateral, es decir, no hacia el ano, sino oblicuamente; de ​​esta manera, se reduce el riesgo de un mayor desgarro hacia el ano, cuyas consecuencias pueden ser muy graves.

Indicaciones de episiotomía

Episiotomía 2

Seguidamente te enseñare las indicaciones de episiotomía:

Hipoxia infantil

Durante el trabajo de parto, el estado del bebé se controla mediante una bolita adecuada, que se utiliza para escuchar su pulso. Cuando el pulso de un niño esté alterado, sáquelo lo antes posible para evitar la hipoxia y sus consecuencias. Una episiotomía es una ayuda rápida y eficaz en este caso.

Partos operativos

A veces, una mujer en la última fase del pujo necesita ayuda para sacar al bebé al mundo: el progreso del trabajo de parto es demasiado lento y el bebé muestra los primeros síntomas de hipoxia. Luego, se utilizan herramientas especiales que ayudan a que el bebé nazca rápidamente; estas incluyen la extracción obstétrica con ventosa y, ahora, fórceps que se usan con menos frecuencia. Estas herramientas se sujetan correctamente a la cabeza del niño haciendo una incisión en el perineo de antemano, lo que permite acceder a la cabeza del niño y fijar las herramientas en ella.

Partos pélvicos

parto

A veces sucede que el bebé se coloca en el útero con la cabeza «arriba» y la pelvis «abajo». Dependiendo de varios factores, tal posición del niño puede ser una indicación para una cesárea, pero no tiene por qué serlo: algunas mujeres dan a luz a un niño colocado de esta manera de forma natural. Esto se llama parto pélvico porque la pelvis es la primera parte del cuerpo del bebé en nacer. Sin embargo, la pelvis no tiene la «capacidad» de estirar los músculos del canal del parto y el perineo tanto como la cabeza. Entonces es posible que necesite la ayuda de un obstetra que, si es necesario, realizará una ligera incisión en el perineo y utilizará diversas maniobras para ayudar al bebé a salir al mundo.

Distocia de hombros

La distocia de hombros es una situación obstétrica rara en la que los hombros, después de la extracción de la cabeza, se «hunden» detrás de la sínfisis púbica, lo que provoca la inhibición del trabajo de parto adicional. Hay varias maniobras que se pueden realizar en esta situación para facilitar el parto de los hombros del bebé. Una episiotomía durante el trabajo de parto es entonces un procedimiento necesario, utilizado para la seguridad del niño.

Se cree ampliamente que la episiotomía previene la episiotomía, pero esto no ha sido suficientemente confirmado. Una partera experimentada, sin embargo, puede observar cambios en el color de la piel del perineo que aparecen justo antes de su desgarro; en esta situación, una episiotomía medio lateral puede reducir el riesgo de un desgarro extenso hacia el ano.

¿Cómo puedes evitar una episiotomía?

embarazo

La incisión no es necesaria para la mayoría de las mujeres, y el manejo adecuado puede ayudar a estirar los tejidos, reduciendo así el riesgo de incisión:

  • Ejercicios de los músculos del suelo pélvico: estos son ejercicios que consisten en tensar los esfínteres de la uretra, el recto y los músculos perineales (como si quisiera detener el flujo de orina, pero no lo haga mientras orina). Los músculos deben tensarse, mantenerse durante 5 segundos y soltarse repitiendo esta acción 10 veces. El ejercicio regular de estos músculos brinda excelentes resultados: no solo reduce el riesgo de ruptura perineal o la necesidad de cortarlo, sino que también evita que el órgano reproductivo baje.
  • Masaje perineal: en la segunda mitad del embarazo, si no hay contraindicaciones (como infecciones vaginales; vale la pena consultar a un médico o una partera), puede masajear el perineo. Para hacer esto, vierta un poco de aceite natural tibio en sus dedos y presione el borde inferior de la vagina, como si quisiera estirarla hacia el ano, primero con un dedo, luego con dos y tres. Este procedimiento flexibiliza los tejidos del perineo y permite que la mujer se acostumbre a la sensación de estirar el perineo
  • Actividad física: si no hay contraindicaciones médicas, la actividad física durante el embarazo le permite fortalecer los músculos y flexibilizar los tejidos, preparándolos mejor para el parto
  • Parto activo: caminar durante la primera etapa del trabajo de parto y tomar posiciones verticales (de pie, sentada, de rodillas, en cuclillas), también en la segunda etapa del trabajo de parto, ayuda a que la cabeza del bebé se adapte correctamente al canal de parto, lo que resulta en un estiramiento más efectivo de los tejidos perineales
  • Inmersión en agua en el parto: se vierte agua tibia sobre el vientre y el perineo. Tiene un efecto analgésico y también relaja los tejidos perineales, ayudándolos a estirarse al tamaño adecuado.

¿Se puede rechazar una episiotomía?

El personal médico está obligado a pedir el consentimiento del paciente para la episiotomía, explicándole las indicaciones para la misma. En ocasiones es necesaria una incisión y conviene recordar que su no realización puede acarrear complicaciones graves, como un desgarro extenso hacia el ano o un deterioro del estado del niño. Por ello, lo mejor es averiguar antes de dar a luz si el hospital donde el niño va a dar a luz realiza una episiotomía de rutina en todas las mujeres -independientemente de la situación obstétrica y las indicaciones médicas- o sólo en casos justificados. La elección del hospital adecuado reducirá el riesgo de incisión innecesaria y facilitará el consentimiento informado para dicha cirugía cuando sea necesario.

Efectos de la episiotomía

El perineo inciso se sutura después del parto después de aplicar anestesia local al perineo. Las suturas solubles generalmente se usan para coser la entrepierna, luego no es necesario quitarlas. Los efectos de la episiotomía mencionados con mayor frecuencia incluyen: dolor, ardor, dificultad para sentarse sobre el glúteo del lado de la incisión, así como la sensación de «mutilación» en un lugar tan íntimo. Algunas mujeres, sin embargo, no sienten ningún efecto de la incisión y una pequeña cicatriz es el único rastro del uso de este procedimiento.

¿Cómo cuidar un perineo inciso después del parto?

pos parto

Dado que el perineo es un área bien abastecida, cicatriza muy bien. Las principales actividades de cuidado después de la episiotomía incluyen mantener limpia la herida. Dado que la herida está muy cerca del ano y la abertura de la uretra, enjuaga el perineo con agua tibia después de cada visita al baño. También puedes usar jabones delicados, por ejemplo, jabón de glicerina, sin agregar fragancias ni colorantes artificiales que puedan causar irritación. Cada vez que te laves la herida de la entrepierna, debes secar completamente, preferiblemente con una toalla de papel desechable.

Aplicar punto por punto, no frotar sobre la herida. No uses esponjas ásperas para lavar áreas sensibles. Durante un cierto período, al menos 6-8 semanas después del parto, también debes abstenerte de largos baños en la bañera. Dicho cuidado evitará la formación de infecciones y acelerará la regeneración de los tejidos. La ventilación del perineo también es importante en el cuidado de las zonas íntimas.

Utiliza ropa interior aireada hecha de materiales naturales, por ejemplo, algodón, y asegúrate de tener acceso total al aire al menos una vez al día durante 30 minutos. Estas recomendaciones son importantes antes y después de retirar las suturas. La herida está completamente curada después de aproximadamente 6 a 8 semanas después del parto.

Para brindarle al cuerpo las condiciones adecuadas para la regeneración, también debes recordar, proporcionar la cantidad adecuada de nutrientes, agua necesaria y descanso. Debes seguir los principios de una alimentación sana y beber mucho líquido, unos 2 litros al día. Esto evitará la aparición de infecciones y deshidratación, y el cuerpo tendrá las condiciones para una rápida regeneración.

El cuidado de un perineo dañado también incluye la prevención del estreñimiento. En el puerperio debes utilizar una dieta rica en fibra y evitar productos que provoquen estreñimiento en la mujer. Esto evitará la formación de microtraumatismos durante la defecación, lo que podría prolongar la cicatrización del perineo. También te permitirá defecar libremente, sin temor a que, por ejemplo, se vuelva a desgarrar la entrepierna en el lugar de los puntos. Muchas mujeres temen tales complicaciones, que son una barrera psicológica para defecar en el baño.

En el período inicial de cicatrización de heridas, también se deben evitar los ejercicios de estiramiento, como sentadillas o splits. Debes dejarla de lado hasta que los tejidos perineales estén completamente regenerados después de la incisión y sutura. Si experimenta dolor, hinchazón o enrojecimiento en el perineo, comunícate con tu médico de inmediato. Estos pueden ser signos de un proceso patológico en curso que requiere tratamiento.

Sigues estas recomendaciones y te permitirán una curación rápida de la herida después de una lesión perineal y volver a estar en forma.

Artículos similares