miércoles, junio 19, 2024

Demencia y Alzheimer: cómo cuidar a una persona mayor enferma

La demencia y Alzheimer traen consigo muchos desafíos, no solo para los afectados, sino especialmente para sus familiares. A veces se fortalecen pequeños rasgos de carácter, a veces la personalidad del enfermo cambia drásticamente.

Dependiendo del tipo de demencia o en qué etapa del Alzheimer se encuentre la persona, pueden surgir situaciones desconocidas que los cuidadores también deben aprender a manejar de una manera nueva.

Lidiando con el inicio de la demencia

Lidiando con el inicio de la demencia

Existen diversas situaciones que pueden aumentar la sospecha de demencia y Alzheimer: por ejemplo, la persona afectada ya no puede llevar a cabo su vida cotidiana de forma independiente, tiene dificultades para comunicarse o extravía objetos con regularidad.

Cualquiera que haya realizado el llamado autotest para la detección de demencia en Internet, bajo ninguna circunstancia debe considerar el resultado como un diagnóstico. Si existe la sospecha que alguien pueda tener realmente demencia, la visita al médico de familia es el primer paso. Tiene varias opciones para realizar pruebas y deriva a los pacientes a especialistas como un neurólogo.

Los familiares deben tener cuidado con la sospecha de demencia y Alzheimer. Para cualquier persona afectada, el diagnóstico probablemente sea una noticia existencial que puede desencadenar reacciones extremas.

Muchos reaccionan con miedo o niegan que el cerebro ya no funcione correctamente. A menudo sucede que se ocultan los déficits, que a su vez pueden albergar peligros.

Los familiares pueden apoyar hablando de «trastornos de la memoria a corto plazo» u «olvidos» en lugar de la enfermedad de Alzheimer o la demencia. Siempre se debe plantear con cautela la posibilidad que alguien tenga demencia. Los familiares deben centrarse en las ventajas de un diagnóstico precoz.

Hay diferentes cursos de demencia. Ahora es importante influir en el curso de manera positiva: el ejercicio regular, la nutrición saludable y el sueño influyen en el bienestar de los afectados y pueden promover una alta calidad de vida a pesar de la demencia.

Lidiar con la demencia en la familia es complejo y requiere mucha fuerza. Es importante que los familiares afectuosos y afectuosos encuentren alivio por sí mismos y se tomen un tiempo libre regular para desconectarse y «recargar la batería».

Dariana Echeto
Dariana Echeto
¿Definirme en pocas palabras? ¡Es complicado para una periodista! Tengo 31 años de edad y más de 5 años en el maravilloso ejercicio de la redacción. Soy una persona proactiva, organizada y responsable, con buenas relaciones interpersonales. Siempre tengo la mejor disposición para la realización de mis actividades personales, labores y el cumplimiento del horario. Amo los retos y los desafíos porque me han hecho crecer como persona y como profesional. Tengo muchas cosas que contarte, puedes leerme en vida.es.

Artículos similares