martes, mayo 28, 2024

Macrosomía fetal e hipertrofia fetal: ¿qué es?

La macrosomía fetal puede ser un fenómeno de riesgo tanto para la mujer embarazada como para el feto. Este fenómeno puede afectar hasta uno de cada cinco embarazos en todo el mundo.

¿Qué mujeres son más propensas a tener macrosomía durante el embarazo? ¿Es peligroso? ¿Cómo se puede prevenir la hipertrofia fetal?

¿Qué es la macrosomía fetal?

El término macrosomía o hipertrofia intrauterina describe a un recién nacido significativamente más grande que el promedio para la edad gestacional.

Según la definición, el peso al nacer del niño en este caso debe ser superior a 4000 g, es decir, según la escala de percentiles, debe superar el percentil 90 de una determinada edad, sexo o raza fetal (macrosomía de primer grado). Con mayor peso corporal, también hay grados sucesivos de macrosomía: segundo grado (más de 4500 g) y tercer grado (más de 5000 g).

Causas de la macrosomía fetal

Macrosomía

El desarrollo del recién nacido está indudablemente influenciado por muchos factores genéticos y externos, pero se ha comprobado que la presencia de diabetes en la madre es la que más influye en la hipertrofia fetal.

Este trastorno ocurre con casi el doble de frecuencia en mujeres con diabetes, tanto en forma de diabetes gestacional como de diabetes insulinodependiente diagnosticada antes del embarazo. Los hijos de madres con hiperglucemia insuficientemente controlada se caracterizan mucho más a menudo no solo por un mayor peso corporal, sino también por una mayor cantidad de tejido adiposo y una cintura escapular más ancha en comparación con los hijos de mujeres sin diabetes.

La macrosomía fetal también se correlaciona con la obesidad materna o el aumento excesivo de peso durante el embarazo. También es muy probable que, si una mujer ha tenido un bebé más grande que el promedio una vez, corre un mayor riesgo de tener otro bebé grande. El riesgo de macrosomía fetal también aumenta con cada embarazo posterior. Para el quinto embarazo, el peso promedio al nacer de los recién nacidos aumenta en un promedio de 113 gramos.

Otros factores de riesgo para la hipertrofia fetal también pueden incluir:

  • Embarazo mayor de 35 años
  • Embarazo que dura más de 2 semanas después de la fecha prevista
  • Sexo masculino del niño.

En casos relativamente raros, el sobre crecimiento neonatal se asocia con enfermedades infantiles o defectos de nacimiento.

A la hora de diagnosticar la macrosomía fetal, se suele prestar atención a los factores de riesgo más comunes, como la diabetes no tratada o la obesidad materna. Solo si se eliminan, el médico, ante la sospecha de trastornos genéticos, puede recomendar pruebas de diagnóstico prenatal o la visita a un asesor genético, según los resultados de las pruebas.

¿Cómo se diagnostica la macrosomía fetal?

La macrosomía puede ser relativamente difícil de detectar y diagnosticar durante el embarazo. Un médico especialista determina las características de la hipertrofia sobre la base de un examen de ultrasonido y una entrevista con el paciente.

Los síntomas de la macrosomía fetal incluyen no solo el tamaño excesivo del útero (la distancia desde la parte superior del útero hasta el hueso púbico). El exceso de líquido amniótico (polihidramnios) también puede indicarlo. Este líquido rodea y protege al bebé durante el embarazo, y su cantidad refleja la cantidad de orina que produce su bebé. Cuanto más grande es el feto, más orina produce.

En la imagen ecográfica de un feto afectado por macrosomía (sobre todo en madres con diabetes), se puede observar una capa más gruesa de tejido adiposo, así como proporciones corporales alteradas: mayor circunferencia de hombros, abdomen y tórax. Algunos órganos, como los pulmones, pueden estar insuficientemente desarrollados y el sistema nervioso es inmaduro. También puede haber hipertrofia miocárdica.

¿Cuáles son los riesgos para una mujer con macrosomía fetal?

Macrosomía

La macrosomía fetal puede representar un riesgo para la salud tanto de la madre como del bebé durante el embarazo y después del parto. Demasiado volumen fetal puede complicar significativamente un parto natural. Una complicación común es, por ejemplo, que el bebé se atasque en el canal de parto y detenga el trabajo de parto. Esto puede requerir el uso de fórceps o una cesárea.

Además del evidente aumento de la duración del parto natural, la macrosomía fetal presenta un riesgo de daño mecánico al útero o al canal del parto, por ejemplo, al desgarrar los tejidos vaginales y los músculos entre la vagina y el ano (músculos perineales). Un feto de gran tamaño también puede evitar que los músculos uterinos dañados se contraigan correctamente después del parto, lo que provoca una hemorragia posparto grave.

Macrosomía fetal y riesgo neonatal

Si el parto fue natural y tomó mucho tiempo debido al tamaño del feto, también existe el riesgo de lesiones para el bebé recién nacido. Los bebés con macrosomía corren el riesgo de: en:

  • Fracturas de clavícula
  • Hipoxia
  • Lesiones y abrasiones
  • Parálisis del plexo braquial
  • Daño del nervio facial.

Al nacer, los niños con macrosomía a menudo tienen niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia), así como niveles bajos de calcio o magnesio. Las complicaciones de la diabetes en una mujer embarazada también aumentan el riesgo de desarrollar síndrome metabólico en el niño en años posteriores. Esto significa que, en tales niños, desde los primeros años de vida, tales síndromes ocurren con mucha más frecuencia, como:

  • Aumento de la presión arterial;
  • Alto índice de azúcar
  • Incremento de la grasa alrededor de la cintura
  • Nivel anormal de colesterol.

Todas estas características, en conjunto, aumentan significativamente el riesgo de presión arterial alta, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes en la edad adulta.

¿Cómo se puede prevenir la macrosomía fetal?

Macrosomía

La mejor manera de apoyar el correcto desarrollo del feto durante el embarazo es una dieta saludable y ejercicio moderado. La investigación científica muestra que, de hecho, cuidar el ejercicio y seguir una dieta de bajo índice glucémico puede reducir el riesgo de macrosomía.

Antes de un embarazo planificado, también vale la pena cuidar la normalización del peso corporal (especialmente en el caso de obesidad previa) y los exámenes básicos. Controlar los niveles de azúcar en la sangre y tratar cualquier cambio diabético lo antes posible es la mejor manera de prevenir complicaciones, incluida la macrosomía fetal.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares