lunes, abril 22, 2024

Semillas de chía: ¿qué tan saludable es realmente el supuesto superalimento?

Los productos de chía son una fuente muy transitada, especialmente de fibra. Triturados o en forma de aceite, también aportan ácidos grasos omega-3. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles sobre las semillas de chía cómo consumirlas correctamente.

¿Qué hay detrás de la publicidad de la chía?

Qué hay detrás de la publicidad de la chía

Las semillas de chía son aclamadas como un «superalimento». Se dice que eclipsan a los alimentos convencionales por su contenido en fibra, proteínas y ácidos grasos omega 3. Se dice que las semillas favorecen la digestión, regulan el azúcar en sangre y reducen la presión arterial alta.

También se dice que alivian el dolor de las articulaciones y la acidez de estómago. En las revistas femeninas, la chía se promociona como la supuesta receta secreta para una piel sana y una figura esbelta.

No se permiten anuncios publicitarios sobre la chía que prometan alivio de problemas de salud junto con alimentos. Actualmente no existen declaraciones de propiedades saludables aprobadas por la UE para los productos de chía.

Sólo está permitido anunciar el alto contenido de fibra de las semillas, ya que con 34 gramos de fibra por 100 g de semillas contienen más que la cantidad mínima requerida de 6 g de fibra por 100 g.

La ingesta máxima diaria recomendada hasta ahora de 15 gramos (unas 1,5 cucharadas) proporciona el 17 por ciento de la ingesta diaria de fibra de 30 gramos y unas 70 kcal recomendada por la OMS.

Las semillas de chía suelen tener un alto contenido de ácidos grasos omega-3. Sin embargo, estos sólo están disponibles para el cuerpo si la semilla (como ocurre con la linaza) ha sido molida o masticada muy bien. Las cápsulas, por el contrario, suelen contener aceite de chía puro. Se compone de 2/3 del ácido graso omega-3 ácido α-linolénico (ALA). La cantidad diaria de aceite está limitada a dos gramos.

Los ácidos grasos omega-3 son saludables y esenciales para la vida en pequeñas cantidades. La OMS recomienda consumir el 0,5 por ciento de las calorías diarias de ácidos grasos omega-3, como el ALA.

Con 2400 kilocalorías (kcal), esto corresponde a aproximadamente 1,3 g de ALA contenido en una cucharada de aceite de colza. No es necesaria una ingesta adicional en forma de cápsulas, incluso si se come poco o nada de pescado.

¿A qué debo prestar atención al utilizar productos de chía?

Si no comes semillas de chía previamente hinchadas, definitivamente necesitas beber mucha agua. De lo contrario, puede producirse un bloqueo peligroso. Lo mejor es repartirlo en varias comidas. Mastica bien, de lo contrario los ácidos grasos omega-3 no se “liberarán”.

Si deseas tomar cápsulas de chía, presta atención a las recomendaciones de consumo del fabricante. La cantidad diaria ha sido limitada por ley a 2 g de aceite de chía al día.

Existe evidencia de que algunas personas son alérgicas a las semillas de chía. La chía es una planta de la familia de la menta, al igual que la menta, el tomillo, el romero y la salvia. Cualquiera que reaccione a una de estas plantas o a la mostaza debe tener cuidado.

Pueden ocurrir interacciones con medicamentos anticoagulantes (warfarina/Coumadin®, ácido acetilsalicílico/AAS/aspirina). Cualquiera que tome este tipo de medicamentos debería consultar con el médico o en la farmacia el uso de cápsulas de chía.

¿Qué es la chía?

Qué es la chía

La chía es una planta herbácea anual de verano de la familia de la menta. Su nombre botánico es Salvia hispanica L. Las semillas de la planta, que proviene originalmente de México y se planta en muchos países de América Latina, se pueden comer crudas, secas o agregadas a las bebidas.

En EE.UU., Canadá y Australia se utilizan desde hace varios años enteros y molidos, por ejemplo como ingrediente en pan y para hacer aceite.

Debido a su gran capacidad de hinchamiento (las semillas absorben hasta 10 veces la cantidad de líquido después de varias horas de hinchamiento), también sirven como base para pudines veganos o batidos espesos y se pueden utilizar como sustituto del huevo o de la grasa en la repostería.

La Comisión Europea aprobó por primera vez en noviembre de 2009 un máximo de 5% de semillas de chía (molidas o enteras) para pan y bollos. Las semillas de chía ahora también se pueden utilizar como ingrediente en productos horneados y cereales para el desayuno (hasta un 10% de semillas enteras) y comidas preparadas (hasta un 5%).

No existen restricciones de cantidad para las semillas de chía en productos de confitería y mezclas de nueces, frutas y semillas, productos lácteos y sus variantes vegetales, helados, productos de frutas y verduras, así como bebidas y pudines sin alcohol. Además, las semillas de chía pueden venderse como alimento preenvasado independiente.

Están en curso más solicitudes a la UE para su aprobación como nuevo alimento. Por ejemplo para uso en chocolate, cremas de frutas o compotas.

Desde 2014 se permite el uso del aceite de chía prensado en frío (Salvia hispanica) como nuevo ingrediente alimentario en aceites vegetales y suplementos dietéticos, aunque la cantidad es limitada: un máximo del 10 por ciento de aceite de chía en los aceites vegetales y un máximo del 2 por ciento. g de aceite de chía al día en suplementos dietéticos y como aceite de chía puro.

¿Qué ingredientes contienen las semillas o el aceite de chía?

Las semillas de chía se componen de alrededor de un 20 por ciento de proteínas, un 30 por ciento de grasas y hasta un 40 por ciento de carbohidratos. Una cantidad diaria habitual de 15 g (con 70 kcal) contiene unos buenos 5 g de fibra y 2,7 ​​g de ALA.

El aceite de chía debe contener al menos un 60 por ciento de ácido alfa-linolénico (ALA) y un 15-20 por ciento de ácido linoleico.

¿Las semillas de chía están contaminadas con sustancias nocivas?

Las semillas de chía están contaminadas con sustancias nocivas

Hasta ahora, las semillas de chía generalmente se importaban. Por lo general, no hay información sobre las condiciones de cultivo de las semillas de chía al comprarlas. Definitivamente no son realmente naturales.

La EFSA destaca dos puntos importantes en su evaluación de seguridad de 2005. Por un lado, las semillas se tratan con hormonas vegetales para sincronizar la germinación.

Por otro lado, antes de sembrar, el suelo se limpia de malas hierbas utilizando un herbicida para suelos (trifluralina), prohibido en Europa desde 2007. Sin embargo, esto está prohibido en el caso de las semillas de chía cultivadas orgánicamente.

Más recientemente, el sistema europeo de alerta rápida RASFF informó sobre semillas de chía contaminadas con toxinas cancerígenas de moho (aflatoxinas).

Dariana Echeto
Dariana Echeto
¿Definirme en pocas palabras? ¡Es complicado para una periodista! Tengo 31 años de edad y más de 5 años en el maravilloso ejercicio de la redacción. Soy una persona proactiva, organizada y responsable, con buenas relaciones interpersonales. Siempre tengo la mejor disposición para la realización de mis actividades personales, labores y el cumplimiento del horario. Amo los retos y los desafíos porque me han hecho crecer como persona y como profesional. Tengo muchas cosas que contarte, puedes leerme en vida.es.

Artículos similares