jueves, febrero 29, 2024

Fisioterapia y edad: 5 ejercicios esenciales para personas mayores

La fisioterapia es una ciencia que se centra en el desarrollo de las capacidades físicas del ser humano a lo largo de toda su vida. A medida que envejecemos, el cuerpo sufre un inevitable desgaste que puede reducir nuestra calidad de vida. Los problemas como la disminución de la fuerza muscular, la rigidez articular o la pérdida del equilibrio son algunas de las complicaciones que se presentan con mayor frecuencia en las personas mayores. Es aquí donde la fisioterapia juega un rol crucial, proporcionando herramientas y ejercicios específicos que ayudan a combatir y prevenir estos problemas del envejecimiento.

En este artículo, nos adentraremos en el mundo de la fisioterapia geriátrica para descubrir cinco ejercicios esenciales que pueden marcar la diferencia en la vida de las personas mayores. Estos ejercicios, diseñados para ser realizados de manera segura y efectiva, tienen como objetivo mejorar la autonomía y la calidad de vida de nuestras personas mayores, permitiéndoles disfrutar de una etapa de la vida plena y activa.

ENTRE ESTIRAMIENTOS Y FORTALEZAS: LA BASE DEL BIENESTAR

ENTRE ESTIRAMIENTOS Y FORTALEZAS: LA BASE DEL BIENESTAR

Cuando hablamos de fisioterapia y edad avanzada, es fundamental establecer primero la importancia de los estiramientos y la fortaleza muscular. Los estiramientos son esenciales para mantener una buena flexibilidad en las articulaciones y para prevenir el acortamiento de los músculos que conlleva el sedentarismo. Por otro lado, el trabajo de fortalecimiento muscular ayuda a prevenir caídas, que son una de las principales causas de discapacidad en las personas mayores.

Los ejercicios de estiramiento deben realizarse de forma suave y controlada, buscando siempre la sensación de alargamiento muscular sin llegar al dolor. Por otro lado, para trabajar la fortaleza, se pueden utilizar bandas elásticas, pesas ligeras o incluso el propio peso del cuerpo, adaptando siempre la intensidad al nivel de capacidad de cada persona.

EN MOVIMIENTO: EJERCICIOS PARA LA AGILIDAD Y EL EQUILIBRIO

Un aspecto crucial para mantener la independencia en la tercera edad es preservar la agilidad y el equilibrio. Los ejercicios de coordinación y balance no solo previenen las caídas, sino que también contribuyen a una mejor respuesta del cuerpo ante movimientos inesperados. Además, la mejora del equilibrio está directamente relacionada con la confianza en uno mismo para realizar actividades cotidianas.

Uno de los ejercicios más recomendables para trabajar el equilibrio es el llamado «el flamingo», que consiste en sostenerse sobre una sola pierna durante varios segundos. También, las caminatas en línea recta, en las que se coloca un pie justo delante del otro, son una excelente forma de mejorar la coordinación. La clave está en realizar estos ejercicios en un entorno seguro y, si es necesario, contando con el apoyo de un asistente o en un ámbito protegido que prevenga posibles caídas.

LA RESPIRACIÓN COMO MOTOR DE VIDA

LA RESPIRACIÓN COMO MOTOR DE VIDA

Otro pilar básico de la fisioterapia para las personas mayores reside en la respiración. Una técnica respiratoria adecuada puede tener un impacto significativo en la mejora de la función cardio pulmonar, así como en la reducción de los niveles de ansiedad y estrés, comunes en esta etapa de la vida. Además, existen ejercicios específicos para fortalecer los músculos respiratorios, que son de especial importancia para aquellos que han sufrido enfermedades respiratorias o que tienen dificultades para respirar.

Entre los ejercicios recomendados están las técnicas de respiración profunda, donde se inhala aire lentamente por la nariz y se exhala de manera controlada por la boca. Asimismo, la «respiración diafragmática» enseña a los mayores a utilizar el diafragma de manera efectiva, lo que contribuye a una mejor ventilación pulmonar y puede aliviar la sensación de fatiga.

LA IMPORTANCIA DE UNA POSTURA ADECUADA

Con el avance de la edad, la postura tiende a sufrir cambios que no solo afectan la apariencia, sino también la funcionalidad del cuerpo. Una mala alineación postural puede ser la causa de dolores y disfunciones en distintas partes del organismo. La fisioterapia ofrece ejercicios para fortalecer la musculatura que soporta la columna vertebral, lo cual es fundamental para una buena postura.

Ejercicios como la «chin tuck» o retracción de barbilla contribuyen a reeducar la postura del cuello y la superior de la espalda, evitando la posición conocida como «cabeza adelantada». Otros, como el «puente», fortalecen los músculos lumbares y ayudan a prevenir el dolor de espalda, uno de los mayores enemigos de la autonomía en la vejez.

LA GESTIÓN DEL DOLOR: TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS

LA GESTIÓN DEL DOLOR: TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS

El dolor crónico es un compañero indeseado pero común en la tercera edad, que puede mermar significativamente la calidad de vida. La fisioterapia entra en juego al proporcionar técnicas como la terapia manual, la aplicación de calor o frío y la electroterapia para aliviar el dolor sin recurrir a medicamentos, que a menudo conllevan efectos secundarios no deseados.

Así mismo, la educación para el autocuidado es una herramienta vital. Por ejemplo, enseñar a las personas mayores cómo aplicar compresas frías o calientes en casa y en qué momentos, puede ser un recurso sencillo y efectivo para el manejo del dolor músculo-esquelético. Además, los programas de ejercicio terapéutico se diseñan para ayudar a disminuir la rigidez y mejorar el movimiento.

NUTRICIÓN Y FISIOTERAPIA: UN BINOMIO SALUDABLE

Rara vez se habla de la nutrición dentro del contexto de la fisioterapia, pero merece ser destacada. Una dieta adecuada es el complemento perfecto para un programa de ejercicios, ya que los nutrientes correctos ayudan a reparar los tejidos, a mantener la masa muscular e incluso a reducir el proceso inflamatorio en el cuerpo.

Los profesionales de la fisioterapia pueden colaborar con nutricionistas para crear planes de alimentación que ayuden a los mayores a recuperar o mantener su fuerza y vitalidad. Por ejemplo, la ingesta adecuada de proteínas es esencial para la preservación de la masa muscular, fundamental en la prevención de caídas y en la sustentación de una postura adecuada.

Para los periodistas y comunicadores del campo de la salud y la fisioterapia, resulta imprescindible estar al día con los últimos avances y entender cómo diferentes disciplinas pueden trabajar juntas para mejorar y mantener el bienestar de las personas mayores. La profundización en temas como la gestión del dolor, la importancia de una postura adecuada y la interrelación entre la nutrición y el ejercicio son ejemplos del enfoque multidisciplinario que se debe adoptar para proporcionar una asistencia integral que favorezca el envejecimiento activo y saludable. Continuaremos explorando y difundiendo conocimientos y prácticas que contribuyan a mejor calidad de vida de nuestros mayores, porque como sociedad, tenemos el deber de cuidar y valorar la riqueza de su experiencia y la importancia de su bienestar en todas las etapas de la vida.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares