martes, junio 28, 2022

Salud mental y los signos que debes tener en cuenta

Pasar por un período difícil puede resultar en trastornos psicológicos que no son graves, pero en algunos casos, estos trastornos mentales de diversa gravedad pueden manifestarse en comportamientos peligrosos que impactan en la salud de las personas que los padecen.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Los trastornos mentales pueden afectar a cualquier persona independientemente de su edad, género, nivel educativo, etc. Existen determinantes importantes que pueden conducir a dificultades mentales como la vida familiar, las relaciones sociales, los problemas socioeconómicos, la violencia, la intimidación social, etc.

¿Cuáles son los signos a tener en cuenta?

Comportamientos inusuales, cambios de humor o trastornos alimentarios pueden ser las primeras señales de advertencia. No necesariamente implican un problema de salud mental pero pueden sugerir la existencia de trastornos o dificultades particulares.

El diagnóstico temprano aumenta las posibilidades de recuperación y ayuda a lograr mejores resultados.

Aquí hay una lista no exhaustiva de las señales de advertencia más comunes.

Episodios repetidos de violencia.

La pérdida de control sobre las propias emociones e impulsos de forma permanente o reiterada con conductas violentas y agresivas puede ser un signo alarmante. Los episodios de violencia física o verbal expresan la incapacidad de la persona para manejarse a sí misma y representan los primeros signos de una salud mental debilitada.

Trastornos del sueño

El sueño reparador garantiza una salud duradera. Las alteraciones del sueño leves o extremas, como el insomnio, la somnolencia o las pesadillas periódicas, pueden ser una manifestación de un estado de estrés. También pueden provocar problemas de salud importantes como fatiga crónica, falta de concentración, cambios de humor, etc.

Insociabilidad

Es completamente normal querer pasar tiempo a solas y tener pequeños momentos para uno mismo. Por otro lado, una constante falta de interés por comunicarse con los demás y participar en la vida social puede ser un signo de depresión u otros problemas de salud mental.

Trastornos de la alimentación

Los trastornos alimentarios y los cambios de peso pueden estar relacionados con enfermedades mentales o un estado depresivo particular. Por ejemplo, al comer demasiado o dejar de comer, se pueden desarrollar trastornos más graves como la anorexia o la bulimia.

Los problemas de peso también son algo a tener en cuenta. El estrés crónico puede ser responsable del sobrepeso o la obesidad.

Una disminución en el rendimiento cognitivo

La falta de concentración o la incapacidad para realizar las actividades diarias con un sentimiento de frustración o desesperación pueden expresar un trastorno mental. Por ejemplo, un estado de amnesia o una incapacidad para reconocer los hechos del pasado reciente debe poner a la persona en alerta.

Escapes de la conciencia

Algunos hechos o eventos se nos pueden escapar a diario y esto es completamente normal. Cuando estos lapsos de conciencia se vuelven habituales o comienzan a relacionarse con hechos relevantes, pueden representar señales de alerta y puede ocurrir un problema de salud mental.

Delirios de persecución o episodios paranoides

Los delirios, la paranoia y las alucinaciones son signos de trastornos mentales. La persona que sufre percibe la realidad de una manera diferente, lo que refleja una disfunción a nivel mental.

Un lenguaje confuso

Un lenguaje claro es sinónimo de una mente clara. Por el contrario, un trastorno mental da como resultado un lenguaje confuso, desorganizado o contextualmente inadecuado. Esto también se aplica a los gestos y expresiones no verbales: incapacidad para sostener la mirada, movimiento excesivo, etc.

Consumo de alcohol y drogas

Para algunas personas, el consumo de alcohol y drogas es un escape de los problemas mentales o psicológicos y una buena manera de aliviar los sentimientos de estrés a corto plazo. Sin embargo, este comportamiento afecta la conciencia y puede inducir conductas muy graves como intentos de suicidio.

También se deben tener en cuenta otros factores, tales como:

  • Antecedentes familiares de enfermedad mental.
  • Haber vivido situaciones traumáticas
  • Haber vivido en un entorno caracterizado por la violencia o el abandono
  • Han sufrido daño cerebral.

¿Cómo reaccionar ante estos signos?

Si aparecen estos signos, es recomendable hablar con una persona de confianza y contactar con un profesional de la salud para un diagnóstico rápido. Ya sea un problema temporal o duradero, no dude en pedir ayuda para encontrar soluciones adecuadas y recuperar una buena calidad de vida.

Comunicarse sobre sus problemas de salud mental suele ser el primer paso para la recuperación. También te ayudará a superar los momentos difíciles con más serenidad.

Lupe Buendía
Soy Lupe. Como mi apellido, procuro tener un Buendía siempre, así que entre noticias, artículos y escritos es como paso mi mañana. Me ha gustado escribir desde siempre y he estudiado periodismo. Estudiante de marketing de contenidos y amante de la actualidad.

Artículos similares