martes, junio 28, 2022

El bienestar psicológico de los niños

El bienestar psicológico de los niños incluye su salud mental y emocional; es tan importante para su desarrollo como la salud física. El bienestar psicológico satisfactorio brinda a los niños todas las posibilidades de convertirse en adultos equilibrados y saludables, equipados con las habilidades de adaptación necesarias para hacer frente a la vida diaria. Descubre qué puede afectar el bienestar psicológico de los niños y cómo podemos ayudarlos a mantenerse saludables.

¿Qué puede afectar al bienestar psicológico de los niños?

El bienestar psicológico es una parte esencial de la salud general de los niños. Tiene una relación directa con su salud física y su capacidad para desempeñarse bien en la escuela, sus relaciones y su vida diaria en general.

El bienestar psicológico de un niño puede verse influido por una serie de factores, como la vida en el hogar, la escuela y el entorno en general. La salud mental y la salud física están estrechamente vinculadas, y los problemas de una pueden generar problemas para la otra. Así, un niño con mal humor puede no salir a jugar con sus amigos y, por tanto, no practicar el deporte que necesita para mantenerse en forma y saludable.

Los principales tipos de problemas que enfrentan los niños

El bienestar mental y emocional de los niños puede verse afectado y esto puede manifestarse como un estado de ánimo bajo, dificultad para concentrarse, irritabilidad, dificultades en las relaciones con amigos y familiares, signos de estrés y bajos niveles de ansiedad.

Estos son a veces signos de mala salud mental que pueden afectar la capacidad del niño para lograr buenos resultados académicos, una buena integración social y con un impacto generalmente negativo en su bienestar general y alegría de vivir.

Posibles vínculos entre la salud física y mental de los niños

Existen fuertes vínculos entre la salud física y la salud mental, tanto en niños como en adultos. 

En particular, la investigación ha demostrado que puede haber un vínculo entre la salud digestiva de los niños y su salud mental. Según los científicos, el cuerpo tiene dos cerebros: uno en la cabeza y otro en el intestino. Ambos se desarrollan a partir del mismo tipo de tejido durante el desarrollo intrauterino, luego una parte se convierte en el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y la otra parte en el sistema nervioso entérico (el intestino). Ambos están controlados por las mismas hormonas y neurotransmisores; están conectados por el nervio vago y están en constante comunicación entre sí. Esta conexión única se conoce como el “eje intestino-cerebro”.

Las características de la microbiota intestinal (los microorganismos que se encuentran en el intestino humano) pueden afectar el cerebro, el sistema inmunitario, el desarrollo y el crecimiento de los pulmones. Se ha encontrado un desequilibrio de la flora intestinal en ciertas patologías en niños y adultos, en particular autismo, hiperactividad con déficit de atención, asma y alergias.

Uno de los neurotransmisores más importantes en la regulación y el control del estado de ánimo es la serotonina, a menudo conocida como la “hormona de la felicidad”. El intestino produce alrededor del 95 % de la serotonina del cuerpo y los cambios en los niveles de serotonina afectan tanto al intestino como al cerebro.

A través del eje intestino-cerebro, el estrés también se asocia con cambios en la flora intestinal. Esto significa que las personas que sufren de estrés pueden tener más probabilidades de tener dolor, hinchazón y otras molestias digestivas.

Los efectos de un desequilibrio de las bacterias intestinales sobre la salud física y mental pueden ser múltiples.

Algunos niños también sufren de lo que se llama un “trastorno somatomorfo”, en el que experimentan dolor o sufrimiento físico que no se puede atribuir a ninguna condición médica, sino que es causado por angustia psicológica o emocional.

Cualquiera que sea la causa, la mala salud física puede impedir que los niños participen en las actividades que disfrutan o hacerlos sentir diferentes a los demás niños, lo que puede afectar su bienestar general. Del mismo modo, los sentimientos de tristeza pueden llevar a los niños a decidir no participar en actividades que podrían mejorar su salud física y liberar endorfinas, lo que puede mejorar el estado de ánimo.

¿Cuáles son los principales signos a tener en cuenta en los niños?

Los niños pueden desarrollar los mismos problemas de salud mental que los adultos, pero sus síntomas pueden ser diferentes. La mayoría de los síntomas están relacionados con cambios persistentes en el comportamiento del niño.

Signos comunes de enfermedad psicológica

Las señales de advertencia de malestar psicológico en los niños son las siguientes:

  • Cambios significativos en su comportamiento y estado de ánimo, ya sea en casa o en otro lugar (por ejemplo, en la escuela o con amigos)
  • Dormir demasiado o no lo suficiente
  • Problemas de concentración
  • Irritabilidad
  • Evitar situaciones sociales y actividades que antes disfrutaban
  • Sentimientos persistentes de tristeza.
  • Cambios en los hábitos alimenticios (comer demasiado o no lo suficiente)
  • Autolesiones o negligencia
  • Problemas en la escuela, incluyendo ausentismo escolar o calificaciones bajas
  • Dolores de cabeza o de estómago frecuentes
  • Preocuparse o llorar más de lo habitual

Causas y factores de riesgo

Al igual que en los adultos, las causas y los posibles factores de riesgo del malestar psicológico en los niños pueden provenir tanto de sus genes como de su entorno.

¿Qué puede causar malestar psicológico en los niños?

Los niños pueden tener problemas de salud mental relacionados con sus genes cuando hay antecedentes hereditarios en su familia.

El entorno del hogar del niño también puede tener un efecto. De hecho, los niños que viven en la pobreza o sufren abandono, violencia doméstica o abuso serán particularmente vulnerables.

Eventos o cambios traumáticos como el nacimiento de un hermano, un cambio de escuela o una mudanza, también pueden desencadenar problemas en algunos niños.

¿Hay niños más expuestos a estos riesgos?

Los problemas de salud mental infantil afectan a muchas familias; sin embargo, algunos pueden estar en mayor riesgo debido a las condiciones de vida o influencias externas. Los posibles factores de riesgo para los niños incluyen:

  • Experimentar un evento traumático, como la muerte de un familiar cercano o el divorcio de los padres.
  • Tener una enfermedad crónica
  • Tener un padre con problemas de salud mental o de adicción
  • Negligencia o abuso
  • Ser intimidado en la escuela
  • Tener problemas financieros en el hogar, incluida la vivienda insegura
  • Asumir la función de cuidador u otro rol con responsabilidad similar
  • Dificultades persistentes en la escuela.
  • Promover el bienestar psicológico de los niños.

Es importante apoyar a los niños que sufren enfermedades psicológicas porque sus efectos pueden tener un impacto a largo plazo en su desarrollo y perspectivas. Al apoyarlos, podemos ayudarlos a manejar mejor los problemas que enfrentan en el hogar, en la escuela y en sus relaciones con amigos y familiares.

¿Cómo podemos apoyar su bienestar psicológico?

La mayoría de los niños están rodeados por una comunidad de personas (familiares, amigos, niñeras, tutores, maestros y otros profesionales, como enfermeras escolares) que pueden estar alerta ante cualquier señal de advertencia y, en general, promover el bienestar mental y emocional del niño. 

Al asegurarnos de que un niño tenga relaciones positivas y gratificantes dentro de su comunidad, podemos ayudarlo a mantener un buen equilibrio psicológico. Las formas en que podemos apoyar a los niños son:

  • Escuche: Pregunte a los niños cómo están y cuáles son sus preocupaciones. Toma lo que dicen en serio. Haga que las conversaciones sobre sentimientos y emociones sean lo más normales y habituales posible.
  • Apoyo: si un niño parece tener dificultades, intente ayudarlo a sobrellevarlo y obtenga el apoyo de otros (especialmente de sus maestros) si es necesario.
  • Anime: Interésese en lo que le gusta al niño, ya sea en deportes u otros pasatiempos. Hable con ellos sobre lo que es importante para ellos y muéstrales su apoyo.

Si le preocupa un cambio persistente en el comportamiento de un niño, hable con otras personas a su alrededor y no dude en hablar con un médico también.

Una vida sana

Todos los niños se beneficiarán de un estilo de vida generalmente saludable que promueva su bienestar físico, emocional y mental. Esto puede incluir:

  • Tener una dieta balanceada
  • Manténgase físicamente activo
  • Tener el tiempo y la oportunidad de jugar en espacios interiores y exteriores.
  • Participar en actividades dentro de la escuela y con amigos.
  • Vivir con una familia solidaria donde se sientan seguros y reconfortados en sus elecciones.

¿Dónde encontrar apoyo?

Los padres, las familias, los amigos, los maestros y los profesionales de la salud, incluidos los especialistas en salud mental infantil, pueden ayudar a apoyar a los niños que corren el riesgo de sufrir enfermedades psicológicas.

Una de las formas más importantes en que los padres pueden apoyar a sus hijos es escucharlos y tomar en serio sus sentimientos. Los padres pueden pedir apoyo a otros si sienten que su hijo está angustiado durante mucho tiempo, si estos sentimientos afectan el disfrute diario de la vida del niño o si su comportamiento repercute en la vida familiar.

Es posible que los padres preocupados por la salud mental de su hijo deseen hablar sobre su experiencia con otros miembros de la familia, amigos y el círculo de amigos del niño para averiguar si también han notado algún cambio en el comportamiento. Luego, los cambios se pueden compartir con el médico del niño.

El médico puede derivar al niño a un psicólogo o terapeuta para una evaluación de su salud mental y emocional y para organizar cualquier apoyo o tratamiento necesario. Estos pueden incluir terapia individual o familiar, apoyo escolar o programas comunitarios para apoyar a los jóvenes. Un terapeuta del habla también puede ayudar con cualquier problema de desarrollo.

Lupe Buendía
Soy Lupe. Como mi apellido, procuro tener un Buendía siempre, así que entre noticias, artículos y escritos es como paso mi mañana. Me ha gustado escribir desde siempre y he estudiado periodismo. Estudiante de marketing de contenidos y amante de la actualidad.

Artículos similares