martes, junio 28, 2022

Beneficios del deporte para la salud

En primer lugar, hay que decirlo, ¡no hay límite de edad para practicar deporte! Puedes retomar una actividad deportiva a cualquier edad, simplemente respetando tu cuerpo, su ritmo y su estado de salud. No dudes en consultar a un médico para encontrar una actividad adecuada, además de seguir nuestros consejos sobre el tema.

Reanudar una actividad para disfrutar de los beneficios del deporte

La actividad física no solo es una forma muy efectiva de perder peso y mantener una figura esbelta y tonificada. Además de una dieta sana y equilibrada, también es un gran aliado para tus defensas inmunitarias y tu bienestar general. La práctica intensiva o regular de un deporte ayuda a prevenir muchas enfermedades crónicas, mentales y/o relacionadas con la edad. Echemos un vistazo más de cerca a los beneficios del deporte en su cuerpo y su calidad de vida en general.

¿Qué actividad física practicar para estar en forma?

Para empezar, vale la pena volver al significado de “practicar una actividad física”. ¿Algunos deportes son mejores que otros? De hecho, cuando se busca iniciar una actividad, la elección que se presenta es particularmente amplia.

Sin embargo, tenga en cuenta que, salvo que su condición física lo contraindique (embarazo, discapacidad específica, trastornos particulares), todos los deportes son beneficiosos para su cuerpo. Jogging, natación, musculación, deportes de equipo, aerobic en casa… Tú decides según tus preferencias y capacidades físicas. Lo importante es dedicarle al menos treinta minutos todos los días. Eso sí, esta actividad deportiva debe adaptarse a tu edad y a tu capacidad física, de lo contrario no te generará más que frustración. O peor aún, ¡lesiones!

Entre las actividades deportivas más populares, caminar es una de las favoritas. No solo se integra perfectamente en tus actividades diarias, sino que además es extremadamente fácil, en el sentido de que no requiere ningún equipamiento. Por su parte, el culturismo también es una actividad muy eficaz para mantener la masa muscular. También te permite esculpir una silueta irreprochable. Debes saber que el daño del tiempo es considerable. A partir de los 30 años perdemos una media del 0,5% de nuestra masa muscular al año. El deporte interviene aquí como un auténtico elixir de juventud, ayudando a regenerar huesos, músculos o incluso tejido nervioso.

¡Respeta tu ritmo!

Independientemente de la actividad que elija, ya sea entrenamiento de fuerza, correr o cualquier otra actividad, comience lentamente, aumentando gradualmente la intensidad durante las sesiones. Respete las señales de su cuerpo y sepa cuándo parar. Un entrenamiento siempre comienza obligatoriamente con un calentamiento general, a menudo en forma de trote ligero. Finaliza con diez o quince minutos de recuperación y estiramientos, durante los cuales vas disminuyendo progresivamente el ejercicio físico, y por tanto la frecuencia cardíaca.

Los beneficios de la actividad deportiva en la salud física

Más allá de las evidentes mejoras en el rendimiento deportivo y la condición física, la práctica regular de deporte es increíblemente eficaz en la prevención de muchas enfermedades crónicas, cardiovasculares e incluso degenerativas.

Un vector eficaz en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares

La actividad física regular mejora y regula el funcionamiento del sistema cardíaco, reduciendo drásticamente todos los factores de riesgo cardiovascular. El deporte:

  • Reduce la presión arterial alta hasta en un 50%;
  • Reduce el colesterol “malo” (LDL) y los niveles de triglicéridos en sangre
  • Aumenta el nivel de colesterol “bueno” (HDL) en el cuerpo
  • Interviene en la vasodilatación de los vasos, para mejorar la circulación sanguínea
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre, reduciendo así el riesgo de diabetes
  • Con el tiempo, ayuda a que el corazón sea más resistente y se canse menos durante el esfuerzo físico

Una forma eficaz de combatir el sobrepeso y la obesidad

Ojo, la obesidad sigue siendo una patología que requiere atención médica, y no se trata aquí de afirmar que el deporte permite evitar sistemáticamente la obesidad o el sobrepeso. Sin embargo, es una actividad ampliamente prescrita por los terapeutas, además del tratamiento adecuado, para acompañar a los pacientes en el camino de la recuperación.

En general, la actividad física sigue siendo ideal para pequeñas pérdidas de peso y el mantenimiento de su peso ideal, con el fin de obtener una silueta más esbelta y tonificada. El deporte también ayuda a limitar el riesgo de sobrepeso u obesidad en los niños. Si desea refinarse, prefiera los deportes cardiovasculares como la natación, la elíptica o la carrera. Por otro lado, si prefieres desarrollar músculo, actividades como el baile, Pilates, levantamiento de pesas o aeróbicos te irán mejor.

Fortalecimiento de la estructura ósea

No es el efecto más conocido del deporte en el organismo, pero sigue siendo uno de sus mayores beneficios. La actividad física regular es beneficiosa para mejorar la densidad ósea. De hecho, el movimiento de contracción ejercido por los músculos sobre los huesos, a través de los tendones, ayudará a fortalecer la solidez y la robustez de sus huesos. Por tanto, la buena salud de tu masa ósea no sólo depende de la cantidad de calcio que ingieras, sino también del deporte que practiques.

Cuando se trata de la salud ósea, a menudo se cita una referencia: la ley de Wolff. Según ella, los huesos se forman y se reabsorben de acuerdo con las tensiones mecánicas que les infligimos. Una actividad muscular y deportiva puede condicionar estas limitaciones y fortalecer los huesos. Este fortalecimiento óseo y muscular está perfectamente indicado para limitar la aparición de afecciones crónicas como la lumbalgia, el reumatismo inflamatorio, la osteoporosis o incluso la artrosis.

Los beneficios del deporte contra el envejecimiento

El deporte es una gran herramienta preventiva contra enfermedades degenerativas, muchas veces relacionadas con la edad. Al promover la resistencia, el volumen muscular, la densidad ósea y, simplemente, la fuerza, la actividad física retrasa la aparición de muchos signos de envejecimiento, al tiempo que contribuye a la reducción de lesiones óseas, dolor de espalda o rodilla, dolor articular y otras afecciones crónicas, por lo que mejorar la longevidad. Se estima que de dos a tres horas de deporte a la semana, para los sujetos más mayores, se puede alargar la esperanza de vida en casi cinco años.

¡Suficiente para envejecer en forma y en total autonomía! De hecho, el deporte permite retrasar la pérdida de autonomía que más a menudo se produce con la edad. Esto está relacionado con nuestro estilo de vida sedentario, y no solo con el envejecimiento.

Los beneficios del deporte sobre el sistema inmunológico

Hablamos de ello muy poco: el interés del deporte por las defensas naturales del organismo, lo que se denomina simplemente “sistema inmunitario”. Ciertamente, la efectividad de nuestras defensas inmunitarias depende de varios factores, como la calidad de nuestra dieta, o nuestra condición física. Si bien el deporte contribuye a prolongar la esperanza de vida y reducir la mortalidad, también preserva la salud de jóvenes y adultos. Hace que nuestras defensas naturales sean más eficaces, más resistentes a las agresiones externas de todo tipo. Bacterias, virus, patógenos, hongos, etc. En las mujeres en particular, el deporte aumenta la producción de reguladores de la respuesta inmunitaria. También se sabe que los deportes de resistencia ayudan a luchar contra la disminución de la inmunidad. Entonces, ¡a tus zapatillas!

Propiedades antiinflamatorias considerables

Tanto si se padece una patología como si se goza de buena salud, el deporte es verdaderamente beneficioso. Sabemos, por ejemplo, que la actividad deportiva activa el sistema nervioso simpático, generando un aumento de la presión arterial y del ritmo cardíaco. Además, el cuerpo también produce norepinefrina y adrenalina a través del esfuerzo físico. Estas hormonas provocan respuestas inmunitarias beneficiosas, que ayudan a regular la secreción de citoquinas en el cuerpo. ¡Las citoquinas están vinculadas al mecanismo de la inflamación ( 9 )! Por tanto, la actividad deportiva tiene efectos directos sobre los marcadores de inflamación.

Además, el deporte tiene efectos beneficiosos sobre la inflamación crónica ligada a enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide o la artritis. El deporte es fundamental para mantener la forma de los músculos y asegurar el buen funcionamiento de nuestras articulaciones.

Beneficios del deporte: efectos anticancerígenos

Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto la acción preventiva de la actividad deportiva frente a determinados tipos de cáncer. Hay una reducción del 18% en el riesgo de cáncer de colon o una reducción del 21% en el riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas. Más allá del aspecto preventivo, el deporte también permite a los pacientes con cáncer mantener una buena condición física. Especialmente cuando se trata de masa muscular. Esto puede desempeñar un papel positivo en la resistencia al tratamiento y el proceso de curación.

Los beneficios del deporte en la salud mental

Los beneficios de la actividad deportiva no se limitan a mejorar la condición física; el deporte es también un vector de bienestar, al actuar directamente sobre nuestra salud mental.

El deporte transmite una sensación de bienestar general

Esto nos ha pasado a todos. ¿Qué es esa sensación que nos invade tras una intensa sesión deportiva? Estamos agotados, agotados… pero también completamente relajados y serenos. Esta sensación de bienestar, casi eufórica, tiene su origen en las endorfinas. Estas hormonas del placer son enviadas por el cerebroa raíz de la realización de un esfuerzo intenso. Como una droga, también es lo que explica una necesidad incontenible de entrenar. A fuerza de entrenamiento, algunos deportistas ya no pueden prescindir de su rutina deportiva. Practicado con razón, el deporte permite sentir más bienestar y serenidad.

Los beneficios del deporte en las capacidades intelectuales

Como hemos visto, la práctica intensiva de un deporte, y en particular de un deporte de resistencia, contribuye a mejorar la circulación sanguínea en el organismo. Por lo tanto, el dióxido de carbono también se transporta más rápido, lo que lleva a una mejor oxigenación del cerebro. Por lo tanto, la actividad cerebral se estimula en gran medida, mejorando nuestra capacidad de pensar o recordar. También mejora la moral, el equilibrio psicológico y combate la tensión nerviosa. Además, apoya el desarrollo del cerebro.

El deporte, un antiestrés de calidad

Como consecuencia de la acción de las endorfinas, y de este bienestar general, los niveles de estrés y ansiedad también disminuyen significativamente con la práctica de una actividad deportiva intensa. Más allá de su efecto tranquilizante, el deporte también permite tomar un respiro de la cotidianidad y olvidar, por unas horas, las pequeñas preocupaciones que suelen ocupar nuestra mente. Posteriormente, nos ayuda a considerar estos problemas con mucha más serenidad.

Es una verdadera herramienta en la lucha contra el estrés, los ataques de ansiedad o incluso la depresión. Es tanto más beneficiosa en niños, adolescentes y adultos mayores, los más afectados por la falta de reconocimiento y confianza en sí mismos.

Mejor calidad de sueño gracias al deporte

La práctica deportiva intensiva y regular es ideal para mejorar los ciclos de sueño y disfrutar de un sueño reparador. Una vez más, las endorfinas, y la sensación de bienestar que transmiten, ayudan al cuerpo a hundirse en un sueño más profundo. Duerme libre de estrés y ansiedad. El deporte es, por tanto, un formidable aliado en la lucha contra el insomnio

Lupe Buendía
Soy Lupe. Como mi apellido, procuro tener un Buendía siempre, así que entre noticias, artículos y escritos es como paso mi mañana. Me ha gustado escribir desde siempre y he estudiado periodismo. Estudiante de marketing de contenidos y amante de la actualidad.

Artículos similares