martes, junio 28, 2022

Hipersexualidad: todo lo que necesitas saber sobre la adicción al sexo

La adicción al sexo, también conocida como hipersexualidad es un comportamiento sexual de alto riesgo y se clasifica como una enfermedad. Provoca pensamientos, sentimientos y comportamientos sexuales frecuentes y obsesivos que tienen un efecto devastador en la salud.

Esta adicción rompe las relaciones y se convierte en un obstáculo para entablar una relación más larga con una pareja. La esencia del tratamiento es controlar la libido, y a continuación te hablaremos sobre este tema.

¿Qué es la adicción al sexo?

La hipersexualidad es una de las conductas sexuales de riesgo y comúnmente se le llama adicción al sexo. Es una entidad patológica que provoca pensamientos, sentimientos y comportamientos sexuales obsesivos que tienen un efecto destructivo sobre la salud, el trabajo, las relaciones interpersonales y casi todos los demás aspectos de la vida.

La adicción al sexo se clasifica a veces como comportamiento sexual compulsivo, teniendo en cuenta que compulsivo significa llevar a cabo actividades o pensamientos bajo presión.

La adicción al sexo está asociada con la participación obsesiva en diversas formas de conducta sexual que son ampliamente reconocidas como aceptables (tipos de relaciones sexuales socialmente aceptadas entre parejas).

También pueden relacionarse con fantasías y conductas sexuales más allá de los límites social, legal y moralmente aceptables. Un adicto al sexo siente una compulsión interna de participar en otro juego de amor.

La finalidad de las compulsiones en este caso es contrarrestar la aparición del malestar. Un adicto al sexo se esfuerza por tener relaciones sexuales para reducir el riesgo de sensaciones desagradables.

Independientemente del nombre y la naturaleza, la adicción sexual no tratada destruye las relaciones, las relaciones interpersonales, incluidas las basadas en las relaciones familiares, laborales y de amistad.

Paradójicamente, la autoestima disminuye en los adictos al sexo y la culpa surge con el tiempo. La mayoría de las veces, son conscientes de que están destruyendo relaciones, sus carreras y lastimando a otros. Tomar el tratamiento y tomar conciencia del problema puede ayudar a controlar la libido de estas personas.

Hipersexualidad: ¿cuáles son los síntomas?

Los adictos al sexo son personas que a menudo se involucran en todo tipo de relaciones. Cabe señalar que estos son tipos de actividad sexual comúnmente aceptados por el medio ambiente y la sociedad.

Esta actividad no toma la forma de un desorden (uso de la fuerza, violencia, intimidación). Los adictos al sexo comienzan a tener un problema con su comportamiento cuando su tendencia se convierte en una obsesión. Dicha obsesión se convierte en la causa de la ruptura de los lazos interpersonales y se vuelve perjudicial no solo para el perpetrador, sino también para su entorno.

Los síntomas del comportamiento sexual compulsivo varían en tipo y gravedad. Las personas que padecen estos comportamientos sienten impulsos sexuales tan fuertes para impulsar su propio comportamiento que son incapaces de controlarlo.

Aunque los adictos están motivados por un gran deseo de participar en una determinada actividad sexual, como resultado, no les brinda el placer o la satisfacción esperados. Las personas adictas tratan sus inclinaciones como una forma de escape de otros problemas como la soledad, la depresión, la ansiedad o el estrés.

Todo adicto al sexo, a pesar de que es consciente de las graves consecuencias de sus actos, como contraer una enfermedad de transmisión sexual, ruptura de una relación importante, problemas en el trabajo o problemas legales, decide tomar dicho comportamiento arriesgado.

Estas personas suelen tener problemas para establecer y mantener una cercanía emocional, incluso si están en un matrimonio u otra relación a largo plazo.

¿Cuándo ocurre la hipersexualidad?

Hay muchas conductas sexuales, cuyo abuso es una señal de alerta de que podemos estar ante una adicción al sexo. Presta atención a los siguientes detalles:

  • Tener múltiples parejas sexuales
  • Infidelidades conyugales frecuentes
  • Tener relaciones sexuales con parejas anónimas y recién conocidas
  • Una tendencia a los juegos sexuales arriesgados, por ejemplo, después de las drogas o en estado de ebriedad
  • Evitar involucrarse emocionalmente con una pareja sexual (solo cuenta el aspecto del contacto físico)
  • Tendencia a usar pornografía con frecuencia (sitios web, revistas)
  • Masturbación frecuente
  • Exhibicionismo
  • Obsesión con una pareja sexual inalcanzable.

Las causas de la adicción al sexo

El comportamiento sexual de riesgo afecta tanto a hombres como a mujeres, pero es más común en los hombres. La orientación sexual tampoco afecta la aparición de estos comportamientos, pueden ocurrir en personas heterosexuales, homosexuales y bisexuales.

El comportamiento sexual compulsivo es más común en personas con adicción al alcohol o las drogas que padecen otros trastornos mentales, como trastornos del estado de ánimo, trastornos del control de los impulsos y otros problemas de salud mental, como la adicción al juego.

El comportamiento sexual compulsivo a menudo ocurre junto con otros trastornos mentales que también requieren tratamiento. La ansiedad o la depresión, diagnosticadas o no, pueden considerarse un factor de riesgo para conductas como la adicción al sexo.

El mecanismo por el cual se puede desarrollar la tendencia a desarrollar un comportamiento sexual compulsivo no se comprende completamente. Se indican muchos factores:

  • Las alteraciones en el equilibrio de los neurotransmisores en el cerebro, que son en gran parte responsables de la regulación del estado de ánimo (por ejemplo, la serotonina), pueden causar adicción al sexo.
  • Fluctuaciones en el nivel de hormonas sexuales.
  • Daño cerebral que puede dañar las partes del cerebro que son responsables de las respuestas sexuales
  • Enfermedades neurológicas como, por ejemplo, la esclerosis múltiple, se han asociado con comportamientos sexuales compulsivos
  • Cambios similares a la adicción en las vías nerviosas: los adictos al sexo experimentan placer mientras tienen relaciones sexuales y sensaciones desagradables durante la abstinencia sexual.

¿Cuándo consultar a un médico por un comportamiento sexual peligroso?

La indicación para el contacto con un médico es la pérdida de control sobre el propio impulso sexual, especialmente cuando la conducta sexual tiene consecuencias negativas para el perpetrador y el medio ambiente. Estos comportamientos tienden a empeorar con el tiempo y se vuelven difíciles de controlar.

El mero hecho de estar dispuesto a resistir la compulsión interna de participar en una actividad sexual de riesgo puede no ser suficiente. El sentimiento de compulsión será más fuerte que el sentido común. Antes de tomar una decisión final sobre buscar el consejo de un especialista, vale la pena preguntarte: ¿soy capaz de controlar mis reflejos sexuales?

Si surgen dudas en esta etapa, es necesario analizar si tu propio comportamiento sexual destruye la relación o afecta negativamente a tu trabajo profesional. Cabe destacar que pensar constantemente en el sexo aún no es un síntoma de adicción al sexo.

Muchos adictos al sexo saben que daña a los demás, destruyen su propia vida y la de sus seres queridos. Sin embargo, la fuerza de la adicción es mayor que un enfoque de sentido común. La falta de comprensión de este problema y el poco conocimiento al respecto, hace que pocas personas busquen ayuda.

Los primeros pasos deben dirigirse directamente a un sexólogo o psicoterapeuta, aunque un psiquiatra será también un médico adecuado en este caso. No debes diagnosticar tu enfermedad prematuramente, sino buscar la ayuda de un médico que tenga conocimientos, experiencia, pero también la posibilidad de brindar ayuda en forma de farmacoterapia adecuada.

Una de las formas es también buscar grupos de apoyo. Serán una fuente invaluable de ayuda y conocimiento sobre la adicción y los tratamientos disponibles. Durante la cita con el médico, te hará muchas preguntas.

La base para confirmar la existencia de la enfermedad, determinar la causa y el tratamiento es principalmente la historia clínica. Uno de ellos probablemente hará referencia a cuánto tiempo han aparecido las conductas sexuales de riesgo.

Un barómetro de si constituyen un problema grave es si los comportamientos han causado problemas de relación o interrupciones legales, profesionales o significativas en la vida cotidiana, y si ya no se pueden controlar. Será importante que el médico sepa qué tan fuerte es el impulso sexual, así como qué lo aumenta y qué lo disminuye.

Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares