martes, diciembre 6, 2022

¿Cómo acelerar la dilatación del cuello uterino?

Si no fuera por la dilatación del cuello uterino, el bebé no nacería naturalmente. En el trabajo adecuado, este proceso debe ser gradual. ¿Qué acelera la dilución cervical antes del nacimiento y cómo podemos ayudarnos?

¿Qué es la dilatación cervical?

Seguramente, a toda futura madre le gustaría dar a luz a su hijo de manera segura y eficiente. Sin embargo, el curso del parto natural está influenciado por la dilatación del cuello uterino. Este es el proceso más importante durante el parto, porque determina no solo cuánto durará el parto, sino también en qué condiciones estarán la madre y el recién nacido.

El cuello uterino es una pequeña sección que mide 2,5-3 cm entre el útero y la vagina. Durante nueve meses está sólidamente cerrado y bloqueado con mucosidad. La naturaleza se asegura de que tu bebé no esté expuesto a la contaminación, las infecciones o el parto prematuro. En las últimas semanas de embarazo, el tapón mucoso sale y el cuello uterino comienza a acortarse de forma natural para facilitar la salida del bebé al mundo.

La dilatación del cuello uterino se mide en centímetros, pero los médicos y las parteras usan su propia medida: los dedos.

  • Una abertura para 1 dedo significa un espacio en el cuello de 2 cm.
  • Apertura de 2 dedos: el cuello está abierto 4 cm.
  • Apertura para 5 dedos: este es el llamado abertura completa de 10 cm por donde pasará la cabeza del recién nacido.

La apertura del cuello uterino comienza con las contracciones del parto. En mujeres que dan a luz por primera vez, la dilatación del cuello uterino puede demorar hasta 18 horas, y en partos posteriores, cada vez son más cortos.

Sucede que todo ocurre demasiado pronto: si el médico encuentra insuficiencia cervical, puede recomendar a la mujer embarazada que se acueste o asegure el cuello uterino con una sutura especial o un pesario, es decir, un disco colocado en la vagina. También sucede que el trabajo de parto continúa y el cuello uterino no se acorta ni se dilata, y se debe tomar una decisión para acelerar la dilatación del cuello uterino.

Dilatación del cuello uterino y parto

Cuanto más se dilata el cuello uterino, más cerca está del final del trabajo de parto. Para cuando el cuello uterino se haya ensanchado a unos 5 cm, la mujer experimentará contracciones cada 4 a 10 minutos, que al principio son leves y luego moderadas, y se asemejan al dolor menstrual cada vez más intenso que se irradia al coxis.

Las matronas alientan a las mujeres en trabajo de parto a que traten de ser activas en esta etapa del trabajo de parto, ya que acelera la dilatación del cuello uterino. Eso sí, no se trata de gimnasia, pero sí se recomiendan paseos, cambios frecuentes de posición o masajes. Vale la pena saber que el momento en que el cuello uterino se dilata 5 cm con contracciones cada 2 o 5 minutos es crucial para evaluar cómo va el trabajo de parto y cómo continuarlo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que ante tal avance del trabajo de parto se tomen medidas para acelerar la dilatación del cuello uterino o la realización de una cesárea. Durante este tiempo, la vejiga fetal a menudo revienta y la futura madre puede quejarse de náuseas o incluso vómitos.

Otro momento más difícil del trabajo de parto es la apertura del cuello uterino de 7 cm. Las comadronas observan entonces el deterioro del estado de ánimo de la madre, que tiene la impresión de que el parto nunca será feliz. Esto es cuando las futuras madres generalmente requieren anestesia o una cesárea. Obviamente, esta es una reacción emocional, porque en realidad están reuniendo fuerzas para la recta final.

El momento en que la dilatación alcanza los 8 y luego los 10 cm es igualmente difícil y doloroso. Las contracciones comenzarán en un momento, lo que conducirá inexorablemente a la salida del niño al mundo. En este punto, las contracciones son muy intensas y agotadoras. Entonces vale pensar que cuanto más intensa sea la contracción, mayor será la dilatación del cuello uterino y más cerca estará el nacimiento del bebé.

¿Duele abrir el cuello uterino?

Aunque el simple hecho de abrir el cuello uterino no duele, eso no significa que el trabajo de parto sea indoloro, para nada. La mujer no siente que se abre el cuello uterino, pero se acompaña de contracciones dolorosas de los músculos uterinos. Cuanto más avanzado sea el parto, más intensas se vuelven estas sensaciones.

Cada mujer en trabajo de parto describirá esta condición de manera diferente. Inicialmente, los calambres y el dolor son débiles, similares a los de la menstruación. A medida que avanza el trabajo de parto, el dolor aumenta. Cuando el trabajo de parto está en marcha, el dolor puede incluso dificultar la respiración. Muchas mujeres localizan este dolor en la zona lumbar, o lo comparan con un ataque de cólico nefrítico, que paraliza el movimiento e impide enderezarse.

¿Cómo acelerar la dilatación del cuello uterino?

Cuando el trabajo de parto va demasiado lento, los médicos y las parteras se enfrentan a la tarea de acelerar la dilatación del cuello uterino. Ocasionalmente, puede ser necesario acelerar la dilatación del cuello uterino antes del nacimiento. Las parteras y los médicos deciden cuándo el trabajo de parto se está demorando demasiado, el cuello uterino se abre más lentamente que 1 cm por hora y la mujer en trabajo de parto comienza a perder fuerza.

Puede haber varias razones para el parto retrasado: posicionamiento, polihidramnios u oligohidramnios, drenaje prematuro de líquido amniótico o un peso corporal alto del bebé. En algunos casos, la razón también puede ser el miedo de la futura madre. Luego, la partera se concentra en masajes relajantes y trabaja con la respiración del niño que da a luz. Cuando esto no ayuda, se elige uno de los métodos para acelerar el parto.

¿Cómo aumentar la dilatación antes del parto? Antes de que los médicos busquen sus métodos, la futura madre puede ayudarse un poco. Por supuesto, no afecta el ritmo de apertura del cuello uterino, porque los músculos lisos del útero funcionan independientemente de su voluntad, pero ella puede y debe moverse tanto como sea posible. No te acuestes en la cama, sino camina, párate, ponte en cuclillas o arrodíllate.

Los métodos farmacológicos incluyen la administración de oxitocina en un goteo o en una bomba de infusión. Esta hormona aumenta la fuerza de las contracciones, pero su administración tiene muchas reservas, ya que puede afectar el trabajo del corazón del niño. La oxitocina no será adecuada cuando el cuello uterino aún no esté lo suficientemente dilatado y ablandado, o la mujer en trabajo de parto tenga el útero estirado.

En la mayoría de los casos, la vejiga fetal se rompe por sí sola, pero a veces, cuando se busca un método para acelerar la apertura del cuello uterino, los especialistas optan por la amniotomía, es decir, la punción de la vejiga fetal.

La partera o el médico usarán una aguja especial o unas pinzas de Kocher para esto. No hay de qué preocuparse, se hace con un espéculo, por lo que no hay posibilidad de que tu hijo la sufra. La amniotomía no se realiza en el caso de cambios en la estructura de la pelvis de la madre y en embarazos donde el recién nacido se coloca de manera diferente que con la cabeza hacia abajo.

El gel de prostaglandina o las prostaglandinas en goteo funcionan cuando el cuello uterino se ablanda demasiado lentamente y un enema, el llamado de altura, ayudando a eliminar las heces del intestino, facilita el nacimiento del bebé. Hace años todas las mujeres se hacían un enema antes de dar a luz, pero hoy en día solo se hace en casos justificados.

En muchos hospitales, se utiliza el masaje cervical para acelerar la dilatación antes del parto. La matrona presiona el útero con la mano para provocar que funcione y se desprende la vejiga fetal. Como es un procedimiento doloroso, muchos departamentos dejan de usarlo.

Muchas mujeres que han tenido que acelerar el trabajo de parto en los últimos años se han encontrado con una sonda de Foley, la cual es un tubo con un globo que se introduce en el útero cuando el cuello uterino mide aproximadamente 1 cm de ancho. Hay solución salina en el globo que mecánicamente dilata las paredes del cuello uterino.

Cuando la inducción del parto no produce el efecto deseado y los resultados del bebé o de la madre empeoran, los médicos deciden realizar una cesárea.

Lupe Buendía
Soy Lupe. Como mi apellido, procuro tener un Buendía siempre, así que entre noticias, artículos y escritos es como paso mi mañana. Me ha gustado escribir desde siempre y he estudiado periodismo. Estudiante de marketing de contenidos y amante de la actualidad.

Artículos similares