jueves, agosto 11, 2022

Consejos prácticos para el cuidado óptimo de recién nacidos y bebés

Lavar, bañar, batir… ¿Qué es importante y a qué hay que prestar atención? Especialmente en los primeros días, los padres a menudo no están seguros y tienen muchas preguntas sobre el cuidado óptimo de su recién nacido. Hemos reunido los temas más importantes relacionados con el cuidado del bebé.

¿Con qué frecuencia debo lavar a mi bebé?

En los primeros días, tu recién nacido apenas entrará en contacto con la suciedad. Así que es perfectamente suficiente si frotas el cuerpo de tu bebé una vez a la semana en el cambiador, en el lavabo o en la bañera con una toallita suave y agua tibia.

El jabón no es necesario para esto. La cara, las axilas, los pliegues de la piel y especialmente el área genital deben limpiarse con un poco más de frecuencia.

Seca bien a tu bebé después de lavarlo. A algunos bebés también les gusta que los sequen con secador. Te relajas con el flujo de aire caliente. Pero ten cuidado, siempre seques a tu hijo con un pañal o una toalla sobre el área genital para que ningún chorro de orina llegue al secador.

Si viajas con tu bebé y no hay lavadero, también puedes usar toallitas húmedas o toallitas con aceite sin perfumes, conservantes y alcohol.

¿Cuándo puedo bañar a mi bebé?

Es mejor evitar bañarlo hasta que el ombligo de tu hijo se haya caído y sanado por completo. Esto minimiza el riesgo de que penetren gérmenes y la herida se infecte. Después de eso, bañar a tu bebé una o dos veces por semana suele ser suficiente.

Sin embargo, bañarse no es obligatorio. Si a tu bebé no le gusta hacer esto, está perfectamente bien que limpies todo su cuerpo con una toallita húmeda.

¿Qué hay que tener en cuenta al bañarse?

Antes de comenzar a bañarse, debes tener toallas, un pañal limpio, los productos de cuidado adecuados si es necesario y ropa o pijamas frescos en el cambiador.

Primero llena la bañera con agua hasta la mitad. La temperatura ideal del agua para los bebés es de 37 a 38 grados centígrados. Asegúrate de verificar esto de antemano con un termómetro de baño. Esto evita que tu bebé se congele o se queme con agua demasiado caliente.

En un segundo paso, coloca con cuidado a tu hijo en la bañera, alcanza debajo de tu hombro con un brazo y agarra la parte superior del brazo. Para que puedas mantenerlo seguro en el agua y al mismo tiempo todavía tienes una mano para lavar. Cuando lo laves, procede de arriba hacia abajo, es decir, primero la cara y la cabeza, luego la parte superior del cuerpo y las piernas y finalmente el área genital. Como regla general, es suficiente bañar a los bebés en agua clara y tibia. Si deseas utilizar un aditivo para el baño, asegúrate de utilizar un producto suave con un pH de 5,5.

Dado que la piel del bebé es muy sensible y se seca rápidamente al bañarse, un baño no debe durar más de 10 minutos en el primer año de vida. Si la piel de tu bebé es muy seca, te recomendamos frotarla con un poco de aceite de bebé después del baño.

Consejo:

Un buen momento para bañarse es después de comer, cuando el bebé está contento y no está molesto. Ve el baño como un pequeño ritual. Tómate tu tiempo y asegúrate de que está tranquilo y que todo está relajado. Descubrirás que un ritual de baño constante te hará bien a ti y a tu bebé.

Consejos para el cuidado de la piel y el cabello del bebé

Aunque la piel de los bebés es delicada, sensible y cinco veces más fina que la de los adultos, tiende a regenerarse y es más probable que se irrite si se trata en exceso. Menos es más Solo aplica crema de cuidado a tu hijo cuando la piel realmente necesite cuidado. Esto puede ser después de un baño, por ejemplo, o cuando la piel está muy seca. La crema de cuidado ideal para tu bebé contiene una mezcla equilibrada de grasas y agua.

Aporta hidratación y al mismo tiempo tiene un efecto hidratante. En caso de sequedad excesiva o irritación, tiene sentido usar un poco de aceite para bebés en lugar de la crema de cuidado. Usar el aceite reequilibra rápidamente el equilibrio de grasa y humedad de la piel. El aceite de bebé también se puede usar para limpiar los pliegues de la piel en el cuello o debajo de los brazos y para prevenir la inflamación en estas áreas.

¿Cómo cuido un trasero adolorido?

La mayoría de los bebés sufren de inflamación de la piel en el área del pañal, la llamada dermatitis del pañal, al menos una vez durante su “tiempo de pañal”. El ambiente cálido y húmedo del pañal y el amoníaco irritante contenido en la orina pueden atacar el manto ácido protector natural de la piel y provocar dolor y enrojecimiento de la piel, a veces incluso puntos abiertos y supurantes, en el área del pañal.

Para áreas más pequeñas y si la piel aún no muestra grietas o pústulas, puedes intentar controlar la inflamación tú mismo con los siguientes consejos de cuidado:

  • Limpieza suave de la piel

Frota suavemente las nalgas doloridas con un poco de aceite en una almohadilla de algodón. Es mejor evitar el agua, solo suaviza aún más la piel. Además, no uses toallitas húmedas perfumadas, cremas o talco para bebés. Irritan la piel y pueden empeorar el dolor.

  • Cambios frecuentes de pañales

Si le duele el trasero, debes cambiar el pañal con la mayor frecuencia posible. Preferiblemente cada 2 horas y en cualquier caso tan pronto como tu hijo tenga una evacuación intestinal en el pañal.

  • Crema protectora de heridas Después de envolver, se recomienda aplicar

Una fina capa de crema protectora de heridas. Calma la piel irritada y protege contra la humedad. Asegúrate de que la crema contenga el agente antiinflamatorio óxido de zinc.

  • Tiempo sin pañales

El aire y la luz son un remedio eficaz para el dolor de trasero. Por lo tanto, deja que tu hijo pase el mayor tiempo posible sin pañal hasta que la inflamación haya disminuido.

  • Leche materna

Si estás amamantando a tu hijo, puedes poner unas gotas de leche materna en los puntos doloridos y dejar que se sequen. La leche materna contiene grasas nutritivas e inmunoglobulinas, que también tienen un efecto antiinflamatorio

¿Qué hacer con el acné del recién nacido?

Durante el embarazo, el embrión entra en contacto constante con las hormonas maternas a través de la placenta. Después del nacimiento y del corte del cordón umbilical de la madre, los niveles hormonales del recién nacido caen rápidamente.

Este cambio hormonal puede afectar la piel y provocar acné neonatal. Se trata de pequeñas pústulas rojas con nódulos amarillentos en la cara del niño, que suelen aparecer a partir de la tercera semana de vida -más a menudo en niños que en niñas- y son completamente inofensivas.

Tan pronto como los niveles hormonales del niño se han nivelado nuevamente, el acné del recién nacido generalmente desaparece por sí solo en unas pocas semanas. No requiere ningún tratamiento especial o cuidado.

Las espinillas nunca deben apretarse ni rascarse, ya que esto puede provocar inflamación. Puede apoyar el proceso de curación manteniendo la cara de su bebé lo más seca posible y sin forzarla con productos para el cuidado.

¿Cómo cuido el cabello de mi bebé?

Los bebés a menudo tienen relativamente poco cabello o solo una delicada pelusa. Por lo tanto, es suficiente en los primeros meses de vida si limpia cuidadosamente la cabeza una o dos veces por semana con un poco de agua tibia y una toallita húmeda.

Lo mejor es limpiar siempre desde la frente hacia el cuello para que el agua no entre en los ojos de su hijo. Para mayor protección, puedes poner tu mano en la frente de tu bebé. Luego peina con un cepillo de bebé, con cerdas suaves masajea el cuero cabelludo, estimula la circulación sanguínea y promueve el crecimiento del cabello.

El cepillado del cabello fino del bebé debe hacerse con mucho cuidado, sobre todo en la zona de las fontanelas, donde el casquete aún no está cerrado. Asegúrate de que el cabello esté seco nuevamente después del lavado, para que tu bebé no se resfríe.

Solo necesita usar champú cuando su cabello se haya vuelto más grueso. Usa un champú suave para bebés. Es más suave para el cuero cabelludo que un champú para adultos y no pica los ojos

Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares