domingo, febrero 11, 2024

Mindful eating: este es el secreto para alimentarse sanamente

Muchas veces nos apresuramos para comer y damos por sentado que la comida es solo una fuente de energía, sin embargo, hay mucho más que eso, hay un vínculo entre la comida, nuestro cuerpo y nuestra mente. En el camino, las decisiones de alimentación que tomamos y la forma en que nos alimentamos nos influencian tanto a nivel físico como emocional.

Se considera que la práctica de la alimentación consciente, o mindful eating, puede ayudar a establecer una relación saludable con la comida ayudándonos a recuperar el sentido del placer al momento de comer y disfrutar cada bocado.

Qué es el Mindful Eating

Qué es el Mindful Eating

El mindful eating, o alimentación consciente, es una práctica basada en el mindfulness, un estado de atención plena y consciente. El mindful eating se centra en la búsqueda de un enfoque consciente de la alimentación. Esta práctica busca despertar en nosotros una Experiencia de alimentación más auténtica, donde estamos conscientes de lo que comemos, cómo nos sentimos al momento de comer, y el impacto que esto tiene en nuestro cuerpo.

Los objetivos de la práctica del alimentación consciente son 4:

  1. Lograr una conexión saludable con la comida.
  2. Reconocer el porqué comemos.
  3. Disminuir la ansiedad con relación a la comida.
  4. Redescubrir el placer que la comida ofrece y recuperar el sentido del placer de comer.

Beneficios físicos y psíquicos

Beneficios físicos y psíquicos

El mindful eating ofrece varios beneficios físicos como el ayudar a disminuir la ansiedad, el estrés y la ansiedad con relación a la comida, el controlar el peso, ayudar a prevenir las enfermedades y mejorar la relación con la comida. A nivel físico también puede mejorar la nutrición a partir de comer alimentos saludables. Esta práctica también puede darle al cuerpo la sensación de satisfacción poderosa que se obtiene cuando se está comiendo y permitiendo disfrutar del placer de comer.

Los principales beneficios psíquicos del mindful eating son el mejorar la conexión con uno mismo, la búsqueda de un equilibrio psicológico, el desarrollar habilidades de autorregulación y promover el proceso de aceptación, así como realizar un trabajo de curación profunda en relación con la imagen corporal. Esta práctica también ayuda a prevenir y gestionar los trastornos de alimentación, sensaciones de vacío y soledad, incrementar la autoestima y ofrece herramientas para el autoconocimiento que nos permiten vivir con una consciencia saludable.

Mindful Eating: cómo comenzar

Mindful Eating: cómo comenzar

Al comenzar a practicar el alimentación consciente, hay una serie de pasos que ayudan a sentar las bases para iniciar una práctica mental saludable:

  1. Sentarse en una posición cómoda, con la espalada erguida, los hombros relajados, las manos levemente abiertas sobre el regazo y la vista fija en un punto cercano.
  2. Realizar ejercicios de respiración para centrar la atención en cada bocado.
  3. Analizar el olor y el sabor de cada alimento y observar cómo los sabores van cambiando de principio a fin.
  4. Experimentar cada bocado como un acto de compasión hacia uno mismo.

Las necesidades de recursos

Para practicar el mindful eating es recomendable emplear recursos específicos como una práctica guiada. Esta guía ayuda al practicante a conectarse con su interior y a tomar conciencia de la forma en la que está comiendo. Por otra parte, hay recursos como el yoga, la meditación, la música o los baños de sensaciones, que ayudan a elevar la conciencia al momento de comer.

Asimismo, está la alimentación consciente, en su vertiente culinaria, que ayuda a conectarse con los alimentos y a comprender la relación entre los alimentos que comemos y los efectos que producen en nuestro organismo.

Se considera que la práctica de la alimentación consciente, o mindful eating, puede ayudar a establecer una relación saludable con la comida ayudándonos a recuperar el sentido del placer al momento de comer y disfrutar cada bocado.

Obstáculos

Uno de los principales obstáculos para el desarrollo de la práctica del mindful eating es la falta de tiempo y la vorágine laboral a la que se enfrentan los practicantes, lo que dificulta el poner atención a los alimentos y al proceso de alimentarse.

La falta de conocimiento en cuanto a la práctica correcta del mindful eating y sus objetivos, los patrones alimenticios perjudiciales así como el no tener en cuenta nuestras necesidades físicas también son obstáculos para el desarrollo de esta práctica.

Mindful eating: conclusiones

Mindful eating: conclusiones

Practicar el alimentación consciente ayuda a los practicantes a lograr una conexión saludable con la comida, a reconocer el porqué comemos, a disminuir la ansiedad con relación a la comida y a redescubrir el placer que la comida ofrece al permitirnos disfrutar de cada bocado. A nivel físico, el mindful eating ofrece varios beneficios como el control de peso, disminuir los desequilibrios hormonales así como prevenir enfermedades y a nivel psíquico ofrece beneficios como mejorar la conexión con uno mismo y generar un equilibrio psicológico.

Para empezar a practicar se recomienda sentarse en una posición cómoda, realizar ejercicios de respiración para centrar la atención en cada bocado y experimentar cada bocado como un acto de compasión hacia uno mismo. Además, se recomienda usar recursos específicos como una guía guiada y recursos como el yoga, la meditación, la música o los baños de sensaciones que ayudan a elevar la conciencia al momento de comer. Finalmente, la falta de tiempo y conocimiento son los principales obstáculos para el desarrollo de esta práctica.

A pesar de los obstáculos, con una práctica constante y la asistencia del profesional, el mindful eating puede ser utilizado, como una herramienta valiosa para establecer una conexión saludable con la comida, promover el bienestar mental y físico, además de despertar el sentido de placer y disfrutar de cada bocado.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares