sábado, abril 13, 2024

Los mayores errores a la hora de correr que pueden terminar en lesión

Correr es una actividad física muy popular que ofrece numerosos beneficios para la salud, como el fortalecimiento del sistema cardiovascular, la quema de calorías y la mejora del estado de ánimo. Sin embargo, si no se practica de manera adecuada, correr puede llevar a lesiones que pueden afectar nuestra capacidad para seguir disfrutando de esta actividad.

No realizar un calentamiento adecuado

No realizar un calentamiento adecuado

El calentamiento es esencial antes de comenzar cualquier actividad física. Saltarse esta etapa puede aumentar el riesgo de lesiones.

Un calentamiento adecuado incluye ejercicios de movilidad para activar las articulaciones, estiramientos dinámicos para preparar los músculos y ejercicios de activación muscular para despertar y preparar los grupos musculares principales que se utilizarán durante la carrera.

Un buen calentamiento aumenta la temperatura corporal, mejora la circulación sanguínea y aumenta la flexibilidad, lo que ayuda a prevenir lesiones musculares y articulares.

Ignorar la importancia de un buen calzado

El uso de zapatillas adecuadas es esencial para correr de manera segura y evitar lesiones. Un calzado inadecuado puede causar problemas en los pies, como ampollas, callosidades y fascitis plantar.

Al elegir unas zapatillas de correr, es importante considerar factores como el tipo de pisada, el arco del pie, la amortiguación y el ajuste. Es recomendable acudir a una tienda especializada para obtener asesoramiento y encontrar el calzado adecuado para tu tipo de pie y estilo de carrera.

Aumentar la intensidad o la distancia demasiado rápido

Aumentar la intensidad o la distancia demasiado rápido

El sobreentrenamiento es un error común entre los corredores novatos. Aumentar la intensidad o la distancia de manera abrupta puede sobrecargar los músculos y las articulaciones, lo que aumenta el riesgo de lesiones como la tendinitis o el síndrome de la cintilla iliotibial.

Es importante seguir un plan de entrenamiento gradual y progresivo, aumentando la intensidad o la distancia de manera gradual y dándole al cuerpo tiempo suficiente para adaptarse y recuperarse. Escuchar al cuerpo y respetar los límites individuales es fundamental para evitar lesiones por sobreuso.

Técnica de carrera incorrecta

La técnica de carrera incorrecta puede poner una tensión adicional en las articulaciones y los músculos, lo que aumenta el riesgo de lesiones. Algunos errores comunes incluyen una zancada demasiado larga, una postura encorvada y una falta de activación de los músculos centrales.

Una buena técnica de carrera implica una postura erguida, una zancada moderada, un aterrizaje suave en el medio del pie y una cadencia adecuada. Es recomendable buscar la asesoría de un entrenador o fisioterapeuta especializado en running para corregir cualquier error en la técnica y prevenir lesiones.

No descansar lo suficiente

No descansar lo suficiente

El descanso es esencial para permitir que el cuerpo se recupere y repare después de correr. No darle al cuerpo el tiempo necesario para recuperarse puede llevar a una acumulación de fatiga y aumentar el riesgo de lesiones por sobreuso.

Es importante incluir días de descanso en el programa de entrenamiento, así como periodos de recuperación activa, como entrenamientos de baja intensidad o actividades de cross-training. Además, asegúrate de dormir lo suficiente para permitir una adecuada recuperación muscular y mental.

No hacer ejercicios de fortalecimiento

El fortalecimiento de los músculos es fundamental para prevenir lesiones. La falta de ejercicios de fortalecimiento, especialmente en las piernas y la zona central del cuerpo, puede debilitar los músculos y aumentar el riesgo de lesiones como esguinces o desgarros musculares.

Incorporar ejercicios de fuerza en el programa de entrenamiento, como sentadillas, estocadas, planchas y ejercicios de equilibrio, ayuda a fortalecer los músculos y las articulaciones, mejorando la estabilidad y reduciendo el riesgo de lesiones.

No prestar atención a las señales de dolor

No prestar atención a las señales de dolor

Ignorar las señales de dolor durante la carrera puede empeorar una lesión existente o provocar una nueva lesión.

Es importante escuchar al cuerpo y tomar descansos cuando sea necesario. Si experimentas dolor persistente o agudo durante la carrera, es recomendable consultar a un profesional de la salud especializado en lesiones deportivas para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento adecuado.

No mantener una buena hidratación

La deshidratación puede afectar negativamente el rendimiento y aumentar el riesgo de calambres musculares y lesiones. Es importante mantenerse hidratado antes, durante y después de correr. La cantidad de agua que necesitas varía según la duración y la intensidad de la carrera, así como las condiciones climáticas.

Beber agua regularmente y considerar la reposición de electrolitos a través de bebidas deportivas puede ayudar a mantener un equilibrio adecuado de líquidos y prevenir la deshidratación.

No variar el terreno

No variar el terreno

Correr siempre en la misma superficie puede aumentar el riesgo de lesiones por el impacto repetitivo. Es recomendable variar el terreno, corriendo en superficies blandas como césped o tierra, además de asfalto.

Esto ayuda a reducir el estrés en las articulaciones y los músculos, promoviendo una mejor absorción de impactos y previniendo lesiones por sobrecarga. Además, correr en terrenos diferentes desafía los músculos de manera diferente, promoviendo un desarrollo muscular más equilibrado.

No recibir asesoramiento profesional

Buscar asesoramiento profesional de un entrenador o fisioterapeuta especializado en running puede ser de gran ayuda para evitar lesiones.

Estos profesionales pueden evaluar la técnica de carrera, diseñar un programa de entrenamiento adecuado a tus necesidades y objetivos, y ofrecer consejos personalizados para prevenir lesiones. Además, pueden ayudarte a identificar y corregir cualquier desequilibrio muscular o debilidad que pueda aumentar el riesgo de lesiones.

Correr es una actividad física que brinda numerosos beneficios para la salud, pero es importante practicarla de manera segura para evitar lesiones.

Al evitar los errores mencionados anteriormente, como no realizar un calentamiento adecuado, ignorar la importancia del calzado apropiado, no descansar lo suficiente y no prestar atención a las señales de dolor, podemos disfrutar de correr de forma segura y sin riesgo de lesiones.

Recuerda siempre escuchar a tu cuerpo, respetar tus límites individuales y buscar el asesoramiento profesional necesario para prevenir lesiones y mejorar tu rendimiento como corredor. Con una práctica adecuada y consciente, podrás disfrutar de los beneficios de correr de manera segura y sostenible a largo plazo.

Dariana Echeto
Dariana Echeto
¿Definirme en pocas palabras? ¡Es complicado para una periodista! Tengo 31 años de edad y más de 5 años en el maravilloso ejercicio de la redacción. Soy una persona proactiva, organizada y responsable, con buenas relaciones interpersonales. Siempre tengo la mejor disposición para la realización de mis actividades personales, labores y el cumplimiento del horario. Amo los retos y los desafíos porque me han hecho crecer como persona y como profesional. Tengo muchas cosas que contarte, puedes leerme en vida.es.

Artículos similares