martes, mayo 21, 2024

Nervios o ansiedad: Aprende a diferenciarlos y controlarlos con trucos de psicología práctica

En la vorágine diaria en que nos encontramos inmersos, las emociones juegan un papel crítico en nuestra calidad de vida. Nerviosismo y ansiedad, dos términos que a menudo se utilizan de manera intercambiable, pero que encubren realidades diferenciadas y requieren comprensiones distintas. Identificar qué nos sucede es el primer paso para aplicar estrategias que nos permitan gestionar de forma efectiva nuestras emociones y mejorar así nuestro bienestar.

Este artículo pretende darte las herramientas necesarias para discernir cuándo estás nervioso y cuándo ansioso, comprender las implicaciones de cada uno de estos estados emocionales y, sobre todo, ofrecerte estrategias psicológicas prácticas que puedes implementar en tu día a día para mantenerlos bajo control. Profundizaremos en los rasgos que los distinguen y te brindaremos consejos avalados por la psicología para que puedas enfrentarte a ellos de la forma más eficaz posible.

ENTENDIENDO LOS SENTIMIENTOS: ¿QUÉ ES QUÉ?

ENTENDIENDO LOS SENTIMIENTOS: ¿QUÉ ES QUÉ?

Los nervios suelen describirse como una reacción aguda ante una situación puntual que sacude nuestro estado de calma habitual; son transitorios y suelen desvanecerse tras el evento que los desencadena. Por ejemplo, antes de una entrevista de trabajo o una cita importante. Es una respuesta adaptativa natural que nos prepara para enfrentar retos específicos, incrementando nuestro nivel de alerta y rendimiento.

En contraposición, la ansiedad es una sensación más persistente y difusa, que puede aparecer sin un desencadenante claro y tangible. Va más allá del nerviosismo ocasional, convirtiéndose en una preocupación constante y, frecuentemente, desproporcionada respecto a la amenaza real que la provoca. Si los nervios son la alarma puntual, la ansiedad se asemeja a un sistema de alarma que no sabe cuándo apagarse y que, a largo plazo, puede desembocar en un trastorno de ansiedad generalizada u otros problemas de salud mental.

SEÑALES Y SÍNTOMAS: APRENDE A RECONOCERLOS

Es fundamental saber interpretar lo que nuestro cuerpo y nuestra mente nos dicen. Los nervios, dado su carácter inmediato, se manifiestan con síntomas físicos como taquicardia, sudoración de manos o ligera agitación. Estas señales suelen ser reconocibles y entendemos que se disiparán pronto. La clave está en ser conscientes de que estas manifestaciones son pasajeras y saber que una vez superada la situación, regresaremos a nuestro estado normal.

La ansiedad, por otro lado, se muestra a través de una gama más amplia de síntomas que pueden ser tanto físicos como psicológicos. La persistencia es su rasgo distintivo; uno puede sentirse en tensión constante, con preocupación excesiva, dificultades para dormir, irritabilidad o problemas de concentración. La ansiedad crónica puede impactar gravemente en la calidad de vida e incluso manifestarse en forma de ataques de pánico, que son episodios de miedo intenso donde la persona siente que pierde el control.

TRUCOS DE PSICOLOGÍA PRÁCTICA PARA GESTIONARLOS

TRUCOS DE PSICOLOGÍA PRÁCTICA PARA GESTIONARLOS

Una vez identificadas las diferencias, es hora de aplicar estrategias que nos ayuden a convivir mejor con nuestros nervios y a rebajar los niveles de ansiedad. Técnicas de respiración como la respiración diafragmática pueden sernos de gran ayuda para calmar los nervios justo antes de un evento importante. Este tipo de respiración implica inhalar profundamente por la nariz, permitiendo que el diafragma se expanda y luego exhalar lentamente por la boca. Se trata de una herramienta simple pero poderosa para centrarnos en el momento presente y disminuir nuestra respuesta de estrés.


Por su parte, en el manejo de la ansiedad crónica, la terapia cognitivo-conductual (TCC) ha demostrado ser una de las técnicas más efectivas. Esta aproximación ayuda a las personas a identificar patrones de pensamiento negativo y a desarrollar estrategias para confrontar y modificar estas percepciones distorsionadas. También es útil la meditación y el mindfulness, prácticas que promueven la atención plena y la aceptación del momento actual sin juicio, dos habilidades cruciales para mitigar la ansiedad.

HACIA UNA MENTE EN CALMA: ESTRATEGIAS A LARGO PLAZO

Más allá de las técnicas de afrontamiento inmediatas, es esencial tener un enfoque a largo plazo para mantener la mente en calma y evitar que los episodios de ansiedad se conviertan en un patrón recurrente. El establecimiento de rutinas saludables, tales como una dieta equilibrada, ejercicio regular y horarios de sueño consistentes, crea una base sólida para la salud mental. La adopción de estos hábitos saludables es una inversión en nuestra estabilidad emocional y una manera efectiva de mitigar tanto los nervios como el progresivo asentamiento de la ansiedad.

Además, la incorporación de actividades de relajación como parte de la rutina diaria puede ser muy benéfica. Prácticas como el yoga o la tai chi no solamente benefician la condición física, sino que también fomentan el equilibrio mental y emocional gracias a su enfoque en la conciencia corporal y la respiración consciente. Así, con el tiempo, la mente se entrena para mantener la calma y la serenidad frente a las agitaciones de la vida cotidiana.

EL PAPEL DE LA CREATIVIDAD Y LA EXPRESIÓN PERSONAL

EL PAPEL DE LA CREATIVIDAD Y LA EXPRESIÓN PERSONAL

La creatividad también sirve como una válvula de escape para las emociones intensas y puede convertirse en una herramienta poderosa en la gestión del estrés y la ansiedad. Actividades como escribir, pintar o tocar un instrumento musical no solo proporcionan una vía de escape para los sentimientos, sino que también nos permiten explorar y expresar nuestras emociones de maneras positivas y constructivas. La expresión artística puede ayudar a dar sentido a nuestras experiencias interiores y a externalizar aquello que nos resulta difícil verbalizar.

Entablar en proyectos creativos también propicios la sensación de logro y mejora la autoestima, aspectos clave en la construcción de una mentalidad resistente frente a la ansiedad. El desarrollo de un pasatiempo creativo puede empezar como un mecanismo de descompresión y evolucionar hasta convertirse en una parte fundamental de nuestra identidad y una fuente de gratificación personal.

LA INFLUENCIA DEL ENTORNO Y LAS REDES SOCIALES

No se puede subestimar el impacto del entorno y la era digital en nuestros niveles de nerviosismo y ansiedad. La constante exposición a noticias alarmantes y el bombardeo de las redes sociales pueden alimentar nuestros temores y preocupaciones. Es crucial aprender a filtrar la información que consumimos y establecer límites saludables con respecto a nuestro uso de las tecnologías. Emplear medidas como desactivar notificaciones, designar horarios sin pantallas y hacer consciente el consumo mediático puede ayudar a mantener a raya la sobrecarga informativa y las comparaciones dañinas que frecuentemente conducen a la ansiedad.

Al mismo tiempo, es importante cultivar relaciones interpersonales fuertes y apoyo social; las personas que se sienten parte de una comunidad suelen lidiar mejor con el estrés. Tener una red de apoyo social fiable no solo provee un colchón emocional frente a las adversidades, sino que también nos ofrece diferentes perspectivas que pueden ayudar a relativizar nuestras preocupaciones y evitar que estas se inflen hasta convertirse en ansiedad debilitante.

En definitiva, comprender y gestionar la ansiedad y los nervios pasa tanto por intervenir con estrategias prácticas en el corto plazo como por construir y mantener hábitos saludables a largo plazo. Reevaluar el papel que juegan la creatividad y el entorno en nuestro estado emocional constituye un paso adelante en el camino hacia la gestión eficaz de estas emociones. Tengamos siempre en cuenta que, aunque la ansiedad y los nervios son desafíos inherentes a la condición humana, disponemos de numerosos recursos psicológicos y prácticos para mantenerlos bajo control y vivir una vida plena y emocionalmente equilibrada.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares