martes, diciembre 6, 2022

Padres, deberían estar presentes en el nacimiento

A muchos padres les gustaría estar presentes en el nacimiento de su hijo, mientras que otros prefieren no hacerlo.

Las futuras madres también tienen opiniones diferentes al respecto. Los argumentos a favor y en contra son igual de variados.

Sobre todo, habla de esto con la futura madre.

Si decides acompañar a la madre durante el parto, la preparación adecuada es útil para todos los involucrados. Después de todo, la madre debe experimentar el apoyo a través de la presencia de la pareja y ningún hombre desea sentirse abrumado por esta experiencia.

Lo que los padres no pueden hacer

Un padre no puede acelerar el proceso de nacimiento ni aliviar el dolor de la madre. No puede ayudar a los médicos ni a las parteras, no puede darles instrucciones, sino simplemente estar presente.

No puede usar técnicas de respiración para la madre y no puede detener sus gritos y llantos. En realidad, al principio no puede hacer nada más que estar presente. Pero eso a menudo ayuda mucho. Solo tu presencia apoya a tu esposa. Además, un nacimiento vivido juntos puede fortalecer y enriquecer la asociación.

Para tu papel de futuro padre, ciertamente es ventajoso que el hombre sea testigo del momento del parto, si ve el dolor que atraviesa la mujer, lo que logra y si puede observar cómo la criaturita ve la luz del día, toca y posiblemente cortar el cordón umbilical.

«Padres en la sala de partos – resultados de una encuesta»

Se realizó un estudio en la Charité de Berlín sobre los miedos y preocupaciones de los padres que querían presenciar el nacimiento. Los resultados se publicaron en 2011

El 29 por ciento de los 86 encuestados declararon que tenían más miedo de su propia impotencia. El 15 por ciento temía que su presencia pudiera ser perjudicial, el 10 por ciento expresó su preocupación por desmayarse.

Los temores eran en gran medida innecesarios, según el estudio: solo uno de los hombres se desmayó, uno sintió náuseas y otros tres abandonaron la sala de partos durante el trabajo de parto. Un 94 por ciento de los encuestados, por otro lado, tuvo la impresión de que su presencia en el parto había sido útil.

A los padres también se les preguntó sobre el mejor y el peor momento. El momento en que la futura madre comenzó a gritar o llorar se sintió como el peor, y en caso de complicaciones, también se mencionaron.

Los presentes coincidieron en los momentos más hermosos: el primer llanto del recién nacido y la posterior mirada a los ojos de la madre.

La preparación para el parto es importante

Mientras que las mujeres se preparan física y mentalmente para el parto en cursos, la psique es lo primero para los hombres. Cuanto más detalladamente se les informe de antemano, mejor preparados mentalmente estarán para todas las eventualidades.

Además, está el manejo de posibles miedos. Las preocupaciones se pueden expresar en las discusiones y algunas se pueden aclarar o mitigar por adelantado. No tengas miedo de hablar abiertamente sobre tus miedos.

¿Qué hacer cuando te sientes abrumado?

Esto también puede abordarse durante la preparación para el parto y discutirse con la futura madre.

Si sienten que no los apoyas, deberían tener el derecho de enviarte. También debes poder admitir que la situación te abruma y abandonar la sala de partos por tu propia voluntad.

Si aclaras tales eventualidades con anticipación de mutuo acuerdo, esto puede aliviar tu propia impotencia o miedo al fracaso. Luego asistes al nacimiento sabiendo que no tienes que ponerte bajo presión.

Lo que también puede ser útil en la preparación para el parto son los testimonios. Estos pueden provenir de otros padres, pero también de madres y matronas. Finalmente, tienes la oportunidad de preguntar cómo puede ayudar mejor a la madre.

Por cierto, existen diferentes técnicas de respiración no solo para futuras madres, sino también para hombres. Con la respiración adecuada, puedes calmar tu estado de ánimo, aliviar la tensión mental y así dominar mejor las situaciones difíciles.

¿Cómo puedes apoyar a la madre?

Muchas madres informan que la mera presencia de su pareja les da una sensación de seguridad. Las madres saben que el «trabajo» depende de ellas y que reciben apoyo médico, por lo que las expectativas de su pareja suelen ser bajas.

Aún así, puedes apoyarlos, especialmente manteniendo la calma. Puedes ayudarla a tomar las posiciones más cómodas, tomar su mano, hablarle bien, motivarla para que respire bien, animarla. Lo que ayuda específicamente a la madre difiere en cada caso individual: en caso de duda, es simplemente importante que esté allí.

Dado el esfuerzo, hay momentos en que los padres intentan ayudar con un duro rechazo. No te lo tomes como algo personal, mantén la calma. Si ha aprendido una determinada técnica de respiración mientras se preparaba para el parto, utilícela tan pronto como se sienta abrumada.

Después del parto

Ya está hecho: con el primer llanto del niño, una gran parte de la tensión seguramente desaparecerá de ti. Esta es la mejor oportunidad para formar un primer vínculo con tu hijo. Necesitas seguridad en estos momentos y nada es más bonito cuando la recibe de ambos padres.

Tu bebé absorbe tu olor y siente el calor de tu cuerpo, y tus sentidos se adaptan al recién nacido. Este momento puede ser la base de un estrecho vínculo de por vida.

¿Cómo decides?

Nadie puede decidir por ti si quieres asistir al parto y apoyar a tu pareja. Sobre todo, habla con la futura madre: ¿qué tan importante es para ella estar allí? Participe en una sesión de preparación para el parto para obtener más información y sopesar los pros y los contras.

El tiempo en que a los padres solo se les permitía saludar al recién nacido a través de un panel de vidrio quedó atrás, su presencia en la sala de partos se ha convertido en algo natural. Como ha demostrado la experiencia, no son un problema allí, ni las preocupaciones y temores del período previo tienen que hacerse realidad.

Por supuesto, el proceso de nacimiento también incluye sensaciones desagradables. Sin embargo, vives una experiencia única, especialmente cuando finalmente puedes tener a tu hijo en brazos después de todo el esfuerzo y la emoción.

Sin embargo, si tus temores son demasiado grandes y realmente siente que es más una carga que un apoyo, también tiene la libertad de esperar fuera de la sala de partos y estar ahí para la madre y el niño después del parto.

Padres al nacer: hay muchos argumentos a favor de esto. Qué puede ayudarte a decidir:

  • Usar preparación para el parto
  • Abordar preocupaciones y temores abiertamente
  • Discute con tu compañero
  • Obtener experiencia
  • Considera la singularidad de la experiencia.
Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares