martes, abril 16, 2024

Lesiones perinatales: ¿cuáles son las más comunes?

Durante el parto natural, las lesiones perinatales son comunes en la madre, como el daño perineal y la ruptura del cuello uterino. Estas lesiones perinatales afectan con mayor frecuencia a las mujeres que dan a luz por primera vez.

Se asocian a la necesidad de completar el trabajo de parto de forma quirúrgica, así como al uso de oxitocina durante el trabajo de parto. ¿Cuáles son las lesiones perinatales de nacimiento más comunes y cómo se tratan? A continuación, te las presentaré:

Episiotomía y lesiones perineales

Episiotomía y lesiones vaginales y perineales

La episiotomía durante el parto es uno de los elementos del parto en muchos hospitales. Sí, en algunas situaciones se indica este procedimiento, pero también hay situaciones en las que este procedimiento se utiliza innecesariamente. Afortunadamente, cada vez más matronas están haciendo todo lo posible para evitar la episiotomía de la mujer en trabajo de parto, pero también para evitar su ruptura espontánea.

La protección del perineo está destinada a proteger los músculos profundos y superficiales del perineo en el trabajo de parto. Consiste principalmente en el parto tranquilo de la cabeza del bebé y evitando manipulaciones innecesarias en la vagina.

También es importante que una mujer que da a luz puje espontáneamente, es decir, cuando siente la necesidad, y no por orden de una partera. La posición en la que una mujer da a luz también es importante para evitar lesiones perineales y vaginales durante el parto. Lo ideal sería una posición vertical, es decir, en la que se utilice la fuerza de la gravedad.

Tales posiciones incluyen: de pie, en cuclillas, de rodillas y sentado. En posición de pie, la cabeza se adapta perfectamente a la entrepierna de la parturienta. La mayoría de las lesiones perinatales del perineo y la vagina se notan cuando la madre usa la posición horizontal, es decir, la posición supina y semirrecostada.

¿Cuáles son las indicaciones para una episiotomía durante el trabajo de parto?

La nueva norma perinatal restringe la episiotomía a los casos que la requieran. Por lo tanto, si durante el parto existe un peligro para la salud del bebé y de la madre, la matrona suele decidir cortar el perineo de la mujer que da a luz. Una episiotomía de la mujer en trabajo de parto es particularmente importante en el caso de una condición aguda que amenaza la vida del niño, así como cuando hay síntomas de un desgarro extenso y amenazante del perineo de la mujer en trabajo de parto. Se supone que la ruptura espontánea tiene consecuencias mucho peores que su incisión.

La episiotomía también se usa en el parto prematuro, ya que la cabeza del bebé inmaduro y sensible no debe comprimirse adicionalmente. Cuando el presunto peso al nacer del bebé es elevado en el examen ecográfico, está indicada la episiotomía de la parturienta. Cuando el médico decide utilizar fórceps obstétrico o ventosa obstétrica, también es recomendable cortar el perineo de la mujer parturienta para evitar lesiones perinatales- La matrona realiza la episiotomía cuando la cabeza del bebé empieza a salir, siempre en el pico de la contracción.

La mayoría de las mujeres embarazadas tienen miedo del dolor que acompaña a la incisión, pero debido a que la matrona lo hace rápidamente, siempre en el pico de la contracción, la mujer que da a luz muchas veces ni siquiera sabe que ya ha sido incisa. La mayoría de las mujeres posparto dicen que no sintieron ningún dolor en la incisión porque la presión lo ahogó por completo. Sin embargo, cuando se planea una episiotomía para la parturienta, generalmente hay tiempo para la anestesia local para evitar lesiones perinatales.

Lesiones perineales durante el parto – grados de lesión

Lesiones perineales durante el parto - grados de lesión

Las consecuencias las lesiones perinatales pueden ser muy graves y tener un impacto significativo en la mayor comodidad de la vida de una mujer después del parto. Depende del grado de daño perineal y del proceso de cicatrización de la herida.

Dependiendo de la extensión de las lesiones perinatales, hay cuatro grados de ruptura:

  • I grado: incluye rupturas de la piel vaginal y perineal, sin afectar los músculos del piso pélvico.
  • II grado: incluye ruptura de los músculos del piso pélvico, los músculos perineales y la vagina.
  • III grado: incluye grietas que involucran el esfínter anal externo.
  • Grado IV: involucra grietas que involucran la mucosa rectal.

¿Cómo tratar una herida en la entrepierna después del parto?

Si se ha cortado el perineo o hay algún desgarro, el médico inspeccionará el canal de parto y luego procederá a suturar la herida. Dependiendo de cuán extensa sea la herida, puede tomar de unos minutos a varios minutos. Tras las lesiones perinatales, el sitio suturado siempre se anestesia localmente. La excepción son los pacientes que tienen una anestesia epidural, porque entonces todavía son insensibles al dolor. Por lo general, el médico usa hilos que se disuelven solos para suturar la herida perineal.

Es muy importante que mantengas las relaciones anatómicas al suturar la herida. Gracias a ellos la herida cicatriza correctamente, además previenen complicaciones posteriores, como la alteración de las relaciones sexuales.

Atención de lesiones perineales y vaginales después del parto

Atención de lesiones perineales y vaginales después del parto

El principio rector después del parto es proteger la herida perineal suturada contra infecciones. Por ello, es importante una correcta higiene íntima. Por lo general, todas las medidas de higiene son suficientes. Se recomienda que después de cada visita al baño, una mujer debe lavar el área de la entrepierna con agua tibia y luego secarla completamente.

Tan pronto como desaparece el efecto de la anestesia utilizada para coser la herida por lesiones perinatales, la mujer puede sentir dolor en el área perineal. Es una sensación de tirón y punzante. Si el dolor es muy intenso, la mujer puede tomar analgésicos. También se pueden usar compresas frías en los primeros días después del parto.

Las bolsas de hielo envueltas en una toalla fina o en un pañal de felpa son las mejores. Sin embargo, tales compresas no deben aplicarse directamente sobre la herida; deben colocarse en las bragas a través de la almohadilla. Durante la micción, también puede verter agua tibia alrededor de la entrepierna; la herida no se quemará al orinar.

Después de unos días después de dar a luz y o de tener lesiones perinatales, también puede usar baños de asiento hechos de corteza de roble o manzanilla. Favorecen el proceso de cicatrización de heridas. La forma en que te sientas también es importante. No se siente sobre el lado herido ni en posición de piernas cruzadas. Para evitar el dolor al sentarse, siéntese sobre una almohada, una toalla enrollada o una rueda de natación inflable ordinaria.

¿Qué debes hacer para evitar lesiones perineales y vaginales durante el parto?

Para evitar lesiones perineales y vaginales durante el parto, se recomienda que la mujer embarazada empiece a ejercitar los músculos del suelo pélvico, es decir, los músculos de Kegel, desde el principio. La forma más sencilla de ejercitarlos es detener el chorro de orina al orinar. Los ejercicios de Kegel se consideran el tipo de ejercicio más importante para una mujer tras una lesiones perinatales.

Previenen el descenso de los órganos reproductivos y también mejoran la satisfacción sexual. Si una mujer no tiene ninguna lesiones perinatales, puede realizar un masaje perineal desde la mitad del embarazo.

Puedes realizar el uso de aceites naturales para su desempeño para evitar lesiones perinatales. La actividad física también es importante: incluso una simple caminata fortalece los músculos del perineo y hace que sus tejidos sean más flexibles. Uso durante el trabajo de parto posiciones verticales, use la tina de parto y coopere con la partera.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares