miércoles, abril 24, 2024

Amamantar: conoce los 6 tipos de posiciones para tu bebe

A la hora de amamantar, una posición bien elegida puede ser la clave del éxito. Las técnicas de lactancia deben ser aprendidas no solo por la madre, sino también por el recién nacido. Para minimizar los problemas relacionados con la técnica, es importante que la mujer se familiarice teóricamente con este tema de antemano.

En las clases de parto se practican las posiciones de alimentación con una muñeca. Una buena preparación de la madre con antelación también facilitará el aprendizaje del bebé. ¿Qué posiciones son mejores para amamantar? Seguidamente, te enseñaré todo lo que debes saber sobre los tipos de posiciones para amamantar que debes saber:

¿Cómo prepararte para amamantar?

amamantar

Hay varias posiciones para amamantar. En primer lugar, debes arreglarte para sentirte relajada. No debes forzar los músculos innecesariamente, porque demasiada tensión puede dificultar el flujo de leche y hacer que la alimentación sea onerosa y agotadora. También es importante que no se plantees la lactancia como algo que tiene que salir bien. El niño siente el estrés de la madre, que también lo afecta a él. Empujar nerviosamente el pecho dentro de la boca del bebé sólo puede desalentarlo. El estrés también inhibe la secreción de oxitocina, que es responsable del flujo de alimentos.

Para amamantar, debes desenrollar al niño pequeño de las almohadillas para dormir y las mantas para que no se sienta limitado. No debes preocuparte de que tenga frío, porque lo calientas con tu propio cuerpo. Además, amamantar supone un esfuerzo físico para el bebé y desprende calor. La alimentación debes realizarla en un ambiente tranquilo y silencioso para que ambos se sientan cómodos.

Puedes elegir la posición de lactancia según su comodidad. No hay posiciones mejores o peores, estimulan las glándulas mamarias de la misma manera. Cuando los senos se vuelven más livianos y pequeños después de la alimentación, y el bebé aumenta gradualmente su peso corporal gracias a amamantar, significa que la técnica de alimentación es correcta.

La posición clásica, o sentada, es la posición de lactancia más popular. Es importante que la espalda esté cómodamente apoyada y recta. Es bueno que coloques una almohada debajo para aliviar la columna. El bebé es sostenido por la mano más cercana al seno al que está sujeto. El bebé debe estar acurrucado con su madre «barriga con barriga». Mamá sostiene la cabeza y la espalda del bebé con la mano. Es importante que la cabeza descanse libremente en una posición neutra sobre el antebrazo de la madre, para que no quede demasiado doblada. La cabeza y la columna del niño deben estar en un eje. La oreja, el hombro y la cadera deben formar una línea recta.

Puedes usar almohadas de alimentación especiales para sostener al bebé. La cabeza del bebé debe estar frente al seno y la boca debe estar frente al pezón. Durante la alimentación, la nariz y el mentón del bebé están en contacto con tu pecho. El bebé agarra profundamente todo el pezón junto con la areola. El seno debes sostenerlo desde abajo con cuatro dedos y desde arriba con el pulgar. Esto se llama agarre en C, sin embargo, es importante no comprimir este seno. Amamantar es lo mejor que le puede suceder a un recién nacido.

Posición cruzada

amamantar

Es muy similar a la posición clásica. La diferencia está en la posición de la mano. La mano que sostiene al bebé está opuesta al seno al que está unido. Esto significa que cuando el bebé se coloca sobre el seno izquierdo, se sostiene con la mano derecha. La mano izquierda sostiene al bebé cuando se coloca sobre el seno derecho.

Posición de la axila

Debes estar sentada. La cabeza del niño se sujeta con la mano del lado del pecho al que está sujeto el niño. Es bueno poner una gran cantidad de almohadas debajo de la mano que sostiene al niño pequeño, para que la mano esté apoyada. El bebé está acostado cadera contra la cadera de mamá, con las piernas apuntando hacia la espalda de mamá.

Esta posición de lactancia está especialmente recomendada para mamás con pechos grandes o pezones invertidos. Activa al niño, por eso también es bueno para los vagos que evitan amamantar. Te recomiendo después de una cesárea y cuando alimentas a bebés prematuros. En esta posición se pueden alimentar dos bebés a la vez, por lo que puede ser utilizada por madres con mellizos.

Posición acostada de lado

Esta es una muy buena posición para la alimentación nocturna o justo después de dar a luz. El bebé debe estar acurrucado con la madre, cara «barriga con barriga» y acostado a lo largo de su cuerpo. Vale la pena estabilizar al bebé con una mano o una manta para que quede frente a la madre. Esta posición de alimentación también se recomienda después de una cesárea.

La posición acostada sobre la espalda «supina»

amamantar

El bebé se coloca cómodamente sobre el vientre de la madre, en diagonal al pecho que se va a alimentar. Debes apoyarte alrededor de la parte inferior con ambas manos. coloca las almohadas debajo de su cabeza para que pueda ver al bebé libremente. El bebé está acostado boca abajo y eso no le impide comer. Esta posición se recomienda después de una cesárea, especialmente cuando se ha utilizado anestesia general y no puedes levantarte ni levantar la cabeza durante varias horas.

Esta técnica también se usa cuando tienes mucha comida y el niño pequeño no la afronta por completo y está inundado de leche. También es bueno cuando el bebé tiene cólicos. Mientras alimenta, respira y masajea la barriga del bebé. Cuando el bebé se coloca a lo largo de tu cuerpo, puedes alimentar a dos bebés al mismo tiempo. Por lo tanto, esta posición de alimentación es recomendada para madres de gemelos.

La alimentación de los gemelos se puede hacer en varias combinaciones de técnicas de alimentación. Los niños se pueden colocar en posición axila, clásica o cruzada. También te puedes colocar un gemelo en posición axila y el otro en posición clásica.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares