jueves, abril 18, 2024

¿Cuáles son los síntomas de la anemia en mujeres embarazadas?

La anemia, más comúnmente llamada anemia por los pacientes, es una condición en la que se reduce la cantidad de hemoglobina en la sangre. Los niveles de hemoglobina pueden caer durante el embarazo en comparación con los niveles previos al embarazo.

La mayoría de las veces, en mujeres jóvenes y sanas, nos enfrentamos a una anemia asociada a una deficiencia de los ingredientes responsables de la formación adecuada de glóbulos rojos, como el hierro o el ácido fólico. Seguidamente, te enseñaré cuáles son los síntomas de la anemia en mujeres embarazadas:

¿Qué es la anemia?

anemia

La anemia, también conocida como anemia, es un estado de reducción del contenido de hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos y es responsable del transporte adecuado de oxígeno en el cuerpo. Para comprobar su concentración, basta con realizar un análisis de sangre básico, que es el hemograma completo.

Los valores correctos deben estar en el rango de 11,0-16 g/dL, sin embargo, debes recordar que diferentes laboratorios pueden tener diferentes rangos de estándares, lo que resulta de la especificidad del equipo utilizado para estas determinaciones. Sin embargo, las diferencias son siempre discretas, y el médico que evalúe el resultado obtenido seguramente sabrá qué valores considera correctos un determinado laboratorio y se referirá a ellos en consecuencia.

Por tanto, se puede hablar de anemia cuando la concentración de hemoglobina en la sangre es inferior al límite inferior de la normalidad aceptado por un laboratorio específico. En la mayoría de los casos será de 11 g/dL. Además, parámetros como el hematocrito o el número de glóbulos rojos también suelen estar rebajados. Sin embargo, en el caso de diagnosticar anemia, el nivel de hemoglobina es el más importante.

Anemia y embarazo

El embarazo es un estado único en el que el cuerpo de una mujer sufre muchos cambios para garantizar las condiciones adecuadas para el desarrollo del feto. En el cuerpo de una mujer embarazada aumenta la cantidad de glóbulos rojos, que en esta situación deben proporcionar oxígeno tanto a la futura madre como al bebé en crecimiento. Al mismo tiempo, el volumen de toda la sangre circulante aumenta debido al crecimiento del plasma, su elemento líquido.

El aumento del volumen plasmático es mucho mayor que el recuento de glóbulos rojos, lo que provoca un efecto anticoagulante denominado » anemia fisiológica «. Esto significa que, durante el embarazo, la concentración de hemoglobina suele ser ligeramente más baja en comparación con su valor previo al embarazo, pero aun así no debe caer por debajo de 11 g/dL.

En el caso de anemia con un nivel de hemoglobina por debajo de 11 g/dL, se debe investigar la causa. Con mayor frecuencia en mujeres jóvenes, generalmente sanas, te estas enfrentando a una anemia asociada a una deficiencia de componentes responsables de la correcta formación de glóbulos rojos, como el hierro o el ácido fólico. El embarazo nunca significa el proverbial «comer por dos», que la mayoría de la gente traduce como consumir el doble de la cantidad de calorías que ya han consumido.

En el primer trimestre del embarazo el aumento de la demanda calórica es realmente insignificante, en la próxima es una diferencia de 200-300 kcal. Es muy importante, por eso es mejor seguir el principio: “como por dos” (a veces tres o más) y centrarse en aportar más vitaminas y minerales para que al niño no le falte de nada y pueda desarrollarse correctamente.

Causas de la anemia en el embarazo

embarazo

El embarazo es una condición en la que la anemia es particularmente común a medida que aumentan el volumen de sangre de la madre y las necesidades fetales y placentarias. Debido a las graves consecuencias que pueden ocasionar las deficiencias de ciertos ingredientes, debes prestar atención a la nutrición para que el embarazo transcurra adecuadamente.

Los primeros síntomas de la anemia pueden ser imperceptibles o poco específicos: fatiga, debilidad, dolores de cabeza, problemas de concentración, uñas quebradizas, caída del cabello. La anemia severa, a su vez, se manifiesta por dificultad para respirar, palidez de la piel, latidos cardíacos acelerados, dolor abdominal, hipotensión, trastornos sensoriales y de la visión.

La anemia puede ser causada por:

  • Deficiencia de hierro: causada por un suministro insuficiente o una absorción difícil y una pérdida incontrolada de hierro, como resultado de diversas enfermedades (sangrado menstrual abundante antes del embarazo, trastornos de la absorción gastrointestinal, vómitos, procesos inflamatorios, enfermedades renales, mala higiene bucal, por ejemplo, caries)
  • Deficiencia de ácido fólico
  • Disminución de los niveles de vitamina B 12.

La deficiencia de hierro es la causa más común de anemia en el embarazo. Puede tener consecuencias graves:

  • En el primer trimestre a malformaciones del feto
  • Trastornos del desarrollo y funcionamiento de la placenta, que pueden conducir a un parto prematuro o aborto espontáneo, muerte fetal o inhibición de su desarrollo
  • Trastornos de la contracción de los músculos uterinos, parada del trabajo de parto
  • Debilitamiento del sistema inmunológico
  • Bajo peso al nacer
  • Mayor riesgo de anemia en el primer año de vida del niño
  • Hipertensión más adelante en la vida.

A su vez, la deficiencia de ácido fólico puede dar lugar a: trastornos del desarrollo del tubo neural, destrucción fetal irreversible, separación prematura de la placenta, aborto espontáneo o parto prematuro.

La anemia por deficiencia de hierro

El hierro es un componente mineral responsable de la estructura adecuada de los glóbulos rojos y, más precisamente, de su componente de construcción, que es la hemoglobina. En una situación de aporte insuficiente de hierro, los eritrocitos formados son más pequeños en comparación con los normales y contienen menos hemoglobina, lo que dificulta su función relacionada con el transporte de oxígeno.

La deficiencia de hierro, no solo durante el embarazo, sino también en general, es la causa más común de anemia. Se estima que esto se aplica alrededor del 80% de todos los casos de anemia, y las mujeres son mucho más propensas a padecerla. La deficiencia de este elemento, que resulta en anemia, afecta alrededor del 5% de los hombres, entre las mujeres es el doble de común, ocurriendo en un promedio del 10% de ellas.

Las razones de este estado de cosas deben buscarse en la diferente fisiología de ambos sexos. Las mujeres, debido a la menstruación y el embarazo, necesitan cantidades mucho mayores de hierro para el buen funcionamiento de su organismo. Se supuso que las mujeres que menstrúan requieren un promedio de 20 mg de este elemento por día. Sin embargo, durante el embarazo y la lactancia posterior, esta cantidad aumenta a 30 mg por día.

Para comprender mejor este tema, lo mejor es familiarizarte con ejemplos de productos alimenticios ricos en hierro y planificar su comida, de tal manera que se proporcione este elemento de forma natural todos los días. Además, debes recordar que el hígado de cerdo frito, a pesar del contenido de hierro relativamente alto, en promedio 20 mg en 100 gramos, debes excluir de la dieta de la futura madre.

¿Cuáles son los síntomas de muy poco suministro de hierro?

embarazo

Suelen aparecer bastante tarde, ya que en la mayoría de los casos se asocian a deficiencia crónica de este elemento. pertenecer a ellos:

  • Dolor ardiente en la lengua, superficie lisa de la lengua
  • Piel seca
  • Grietas en las comisuras de la boca
  • Uñas pálidas y quebradizas con surcos longitudinales en su superficie
  • Cabello debilitado: delgado, quebradizo, con tendencia a caerse.

Anemia en el embarazo y hierro: ¿qué dieta?

La prevención de la anemia durante el embarazo incluye, sobre todo, el uso de una dieta adecuadamente compuesta, que aporte la dosis adecuada de hierro y ácido fólico. Debido al contenido de hierro, los alimentos se pueden dividir en general en:

  • Productos con bajo contenido de hierro (aprox. 1 mg/100 g), por ejemplo, leche, patatas, fruta
  • Productos con un contenido medio de hierro (1-4 mg/100 g), por ejemplo, aves, carne, sémola, verduras
  • Productos con alto contenido de hierro (4 mg / 100 g), por ejemplo, vísceras, legumbres, perejil, productos de cereales.

El hierro más absorbible se encuentra en el hígado, sin embargo, no te recomiendo para mujeres embarazadas.

La forma química del hierro determina la absorción de hierro en mayor medida. El hierro que consume se puede dividir en hierro hemo y hierro no hemo. El hierro hemo (que se encuentra en productos de origen animal: carne, pollo, pescado, mariscos) es absorbido por el cuerpo en un 20-50 %, y el hierro no hemo (contenido en productos vegetales) en solo un 1-8 %. Sin embargo, existen métodos para aumentar la absorción de hierro por parte del cuerpo.

En la carne de animales de faena, aves y pescados existe la denominada factor cárnico que aumenta la absorción de hierro no hemo. Por lo tanto, es recomendable combinar platos de verduras, cereales, patatas y legumbres con productos cárnicos. De esta manera, se puede mejorar la absorción de hierro no hemo. El ácido ascórbico es el compuesto más eficaz para aumentar la absorción de hierro no hemo.

Se recomienda comer productos que sean una fuente natural de vitamina C (verduras y frutas) junto con productos que contengan hierro, por ejemplo, papas y sémola, vale la pena agregar perejil, eneldo, combinándolos con ensaladas de verduras. Debes abandonar el té negro, el café, las bebidas gaseosas y las bebidas carbonatadas, ya que reducen la absorción de hierro en el tracto digestivo.

Tratamiento de la anemia en el embarazo: además de una dieta adecuada, consiste en tomar altas dosis de las sustancias que faltan (generalmente preparaciones de hierro). Cada vez lo decide el médico tratante.

Anemia por deficiencia de ácido fólico

embarazo3 Vida.es

Este tipo de anemia es definitivamente más raro, se puede decir que se presenta de forma más bien esporádica y afecta principalmente a personas mayores de 60 años. Durante el embarazo, existe una pequeña posibilidad de desarrollar anemia por esta causa.

Vale la pena mencionar, sin embargo, que muy poco suministro de este ingrediente afecta no solo la interrupción de la formación de glóbulos rojos, sino que también puede causar defectos graves en el sistema nervioso del feto en desarrollo. Por lo tanto, teniendo en cuenta estos dos efectos de la deficiencia de ácido fólico, toda futura madre debe recordar su adecuada suplementación.

Es recomendable que tomas ácido fólico incluso antes del embarazo. Es mejor si es unos meses antes, para saturar el cuerpo con este ingrediente. La preparación está disponible en una farmacia sin receta. La dosis diaria recomendada es de 0,4 mg al día. Sin embargo, en algunos casos, el médico puede ordenar que se aumente, por ejemplo, en mujeres que han dado a luz a niños con defectos del sistema nervioso en el pasado.

Anemia en el embarazo y ácido fólico: ¿qué dieta?

El ácido fólico se encuentra en alimentos tanto de origen vegetal como animal. Las fuentes más ricas de folato son las verduras crudas o cocidas brevemente, como el brócoli, las coles de Bruselas, la col rizada, las espinacas (que no se deben comer con demasiada frecuencia durante el embarazo debido al alto contenido de oxalato), los espárragos y la lechuga.

Las legumbres, como los guisantes, la soja y los frijoles, también contienen grandes cantidades de ácido fólico. También se encuentran cantidades significativas en cereales integrales y germen de trigo. Una muy buena fuente son las verduras y frutas que también contienen vitamina C o β-caroteno: perejil, col rizada, pimientos, kiwi, naranjas y frambuesas. Las nueces también son una valiosa fuente de ácido fólico.

Entre los productos de origen animal, el hígado se caracteriza por un alto contenido de folatos – sin embargo, no se recomienda durante el embarazo debido al excesivo contenido de vitamina A, que puede perturbar el desarrollo del feto. Otras cantidades moderadas de ácido fólico incluyen pan, avena, arroz integral, salvado, queso, yogur, huevos (la yema contiene más ácido fólico), salmón, leche, carne de res y pasta de trigo integral.

Debido al hecho de que la necesidad de hierro y ácido fólico de una mujer aumenta durante el embarazo, debes prestar atención a la dieta diaria y enriquecerla con productos ricos en estos ingredientes. Si esto no es suficiente, se indica la suplementación. Incluso antes del embarazo planificado, debes tener en cuenta tu nutrición, ya que también tiene un impacto significativo en la posterior formación de deficiencias en el cuerpo.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares