sábado, abril 13, 2024

Tercera edad: 5 formas de abordar el aislamiento social en adultos mayores

Las personas que transitan la tercera edad enfrentan un peculiar y complejo desafío al envejecer. Mientras van pasando los años, se abren nuevas páginas, pero también se cierran otras. La soledad, una de las más difíciles de aceptar, llena los espacios en los cuales antes se encontraba acompañadas por familiares, amigos y otros seres queridos. A menudo, el aislamiento con el que deben lidiar los adultos mayores ha pasado a convertirse en su única compañía.

A lo largo de los años, esta soledad se ha convertido en una preocupación cada vez mayor, sobre todo porque muchos adultos mayores se ven incapacitados por enfermedades, como la demencia o incapacidad, para buscar formas de conectarse con el mundo exterior. A pesar de su vulnerabilidad como adultos mayores, el aislamiento no siempre es algo aceptado. Muchos adultos de edad avanzada continuamente tratan de encontrar vías para romper el aislamiento y permanecer conectados con el mundo que los rodea.

Causas y consecuencias del aislamiento entre los adultos mayores

Causas y consecuencias del aislamiento entre los adultos mayores

Los adultos mayores se enfrentan a una variedad de factores que contribuyen a su aislamiento social. Perdida de amigos, vecinos y familiares, relaciones distanciadas debido a variaciones en el estilo de vida, enfermedades físicas y mentales, disminución de la autonomía o movilidad, prejuicios culturales, limitaciones de ingresos económicos, y falta de entornos amigables e inclusivos para adultos mayores que los mantenga entretenidos y conectados son algunas de las principales razones.

Todas estas situaciones pueden influenciar en la salud y bienestar de los adultos mayores tanto de forma física como mental, dificultando su independencia y limitando los servicios que necesitan. La soledad, particularmente en la tercera edad, también se considera un factor determinante en el desarrollo de problemas de salud, como el deterioro cognitivo y la depresión, lo que obliga a los adultos mayores a un mayor control sobre su salud mental que podría haberse evitado a través del contacto social.

Beneficios saludables de la conectividad social para adultos mayores

A partir de la investigación realizada alrededor del tema, los científicos han encontrado que el contacto social con amigos y familiares, a través de visitas regulares al médico, grupos de apoyo o viajes desempeña un papel fabricante en la actividad mental y física de los adultos mayores. De hecho, la interacción social ha sido un factor longevo a los efectos aparentemente contradictorios de un envejecimiento activo y saludable.

Una de las principales ventajas de la conectividad social para adultos mayores es el efecto protector general que brinda en la salud. Estudios recientes han demostrado, que los adultos mayores que tienen, un bajo o nulo grado de exposición social tienen una mayor tendencia a desarrollar enfermedades crónicas y a tener una salud general deteriorada respecto al resto de adultos mayores con bondades altas con el estilo de vida social.

Además de la salud física, la conectividad social también tiene un efecto significativo en la salud mental y emocional de los adultos. La interacción directa con otras personas, particularmente las que mantienen relaciones afectivas, ligue una fuente de confort emocional y sentimientos de seguridad y aceptación. Estas relaciones tienen la capacidad de reducir el estrés y la ansiedad, y contribuir a una mejor sensación de estabilidad mental.

Iniciativas para combatir el aislamiento en adultos mayores

Iniciativas para combatir el aislamiento en adultos mayores

Para abordar el creciente problema de la soledad en adultos mayores, algunos gobiernos han implementado leyes o programas destinados a promover la conexión social y apoyar la inclusión de los adultos mayores en la sociedad. Estas iniciativas incluyen la creación de centros de bienestar, el fortalecimiento de los servicios comunitarios, la adopción de programas de voluntariado, el establecimiento de entornos inclusivos para adultos mayores en la sociedad y la implementación de programas educativos para combatir prejuicios e inseguridades.

Igualmente, los centros de bienestar y los esfuerzos a través de programas como el de hogares de ancianos y la atención geriátrica también han contribuido a suprimir el aislamiento, mejorando la calidad de vida de los adultos mayores e impulsando su participación en actividades divertidas y estimulantes. Estas impactan positivamente en el bienestar mental, reducen sentimientos de soledad y permiten una asociación más fluida con el entorno más allá de las paredes de la casa.

Los desafíos que presenta la innovación tecnológica en los adultos mayores

La tecnología moderna juega un papel fundamental en la conectividad social de los adultos mayores. La industria de las TIC ha evolucionado la forma en que nos relacionamos con el mundo, desde saludos, mensajes, vídeos, videoconferencias, entre otros. La teleasistencia destinada a adultos mayores permiten una vigilancia remota, la limpieza del hogar, asesoramiento médico a distancia y una variedad de servicios de atención a domicilio que les permiten mantener la independencia.

Sin embargo, la innovación tecnológica todavía presenta desafíos para aquellos adultos mayores que carecen de destrezas tecnológicas. Aunque la industria de la tecnología ha intentado satisfacer la brecha generacional a través de la dispositivos y aplicaciones más sencillas de usar, muchos adultos mayores desconocen completamente el manejo de estos dispositivos y programas informáticos. El reto es el de encontrar la forma de promover el uso de la tecnología entre una población que todavía sigue desconectada.

Tercera edad: conclusiones y perspectivas

Conclusiones y perspectivas

Aunque el aislamiento entre adultos mayores sigue siendo un gran desafío en la sociedad y la salud mental, existen estrategias, programas, oportunidades y medios para ayudar a los adultos mayores a afrontar el problema.

Los gobiernos y la comunidad necesitan trabajar al unísono para luchar contra la soledad en adultos mayores, haciendo hincapié en iniciativas como centros de bienestar, programas de voluntariado, mensajes de ánimo, campañas de sensibilización para contribuir en la creación de una sociedad más inclusiva. Además, se necesita una mayor educación e información sobre la tecnología para promover el uso de dispositivos y aplicaciones entre la población de edad madura.

Es evidente que el aislamiento entre adultos mayores es un problema persiste que afecta a los adultos en sus aspectos sociales, relacionales, sanitarios, emocionales e incluso económicos; razón por la que la solución a este problema no puede centrarse en una sola entidad. Es un asunto que requiere esfuerzos y recursos, tanto públicos como privados, para garantizar que los estudios y las acciones son llevados a cabo cuidadosamente para que los adultos mayores puedan disfrutar de una edad dorada saludable y emocionalmente satisfactoria.

En conclusión, romper el aislamiento entre adultos mayores es una tarea de todos. Haber desarrollado una conciencia de las necesidades de los adultos mayores nos motiva a estar informados acerca de la situación y buscar medidas para abordar el problema.

Diego Disese
Diego Disese
Apasionado por la gráfica y la comunicación. Trato de explorar el por qué, el para qué, el dónde, el quién y el cómo de los hechos, ya que es un compromiso con la verdad. Y la verdad lo es todo.

Artículos similares