martes, diciembre 6, 2022

Masaje conmovedor para bebés aplicación práctica y masaje para cólicos

Masajear a tu bebé solo tiene ventajas: Refuerza la relación entre padres e hijo, favorece el desarrollo infantil, tiene un efecto relajante, alivia los cólicos de los tres meses y da cariño y cercanía. Hemos reunido muchos ejercicios de masaje para bebés simples y prácticos para ti.

Los bebés tienen una gran necesidad de tacto. Para ellos, el contacto con la piel significa seguridad y cercanía. Con un masaje para bebés, la madre, el padre y el niño desarrollan un mejor sentimiento el uno por el otro. “Mientras masajean a su bebé, los padres aprenden a interpretar las señales corporales de su hijo y responder a sus necesidades. Esto fortalece el vínculo entre los padres y el bebé”

Masaje para bebés: ¿para qué sirve?

Un masaje estimula los sentidos del bebé y apoya su desarrollo mental y físico. «El tacto crea estímulos que hacen que las ramas nerviosas del cerebro se desarrollen y se conecten». Un masaje también favorece el desarrollo motor del bebé. Aprende mucho sobre su cuerpo, por ejemplo, de dónde a dónde van sus brazos y piernas.

Masaje para bebés: Relajación también para dar masajes a los padres

Solo el contacto con la piel asegura que tanto el cuerpo de los padres como el del bebé liberen la hormona oxitocina. “Mamá y papá se relajan durante un masaje para bebés. A largo plazo, esto asegura que se vuelvan significativamente más resistentes. Además, el sistema inmunológico se fortalece”.

El masaje debe durar un máximo de 15 minutos, y solo cinco minutos para los recién nacidos. Si tiene poco tiempo, masajee conscientemente solo una parte del cuerpo en lugar de apurar todo el cuerpo.

Masaje para bebés: utiliza las técnicas de masaje adecuadas

Por ejemplo, los padres pueden hacer que un instructor certificado en masajes les muestre las técnicas de masaje en un curso de masaje para bebés.

La base del masaje para bebés es el amoroso contacto corporal entre padres e hijos. «Para el bebé, proporciona más aplomo y equilibrio interior cuando los movimientos de masaje relajantes que se alejan del cuerpo se alternan con agarres estimulantes que se dirigen hacia el cuerpo». Y como a los niños les gusta la regularidad, mamá o papá repiten los masajes al menos tres veces y lo hacen de la misma manera en ambos lados del cuerpo.

Para que el bebé no experimente demasiados estímulos a la vez, lo mejor es que los padres masajeen solo partes del cuerpo como los brazos, las piernas o el vientre

Consejos para que tu hijo disfrute al máximo del masaje para bebés:

  • La temperatura ambiente debe ser de al menos 22 a 24 °C para que el bebé se sienta cómodo.
  • Realiza todos los movimientos de forma lenta, suave y con un ritmo uniforme.
  • Repite todos los pasos de masaje un máximo de tres veces, siempre que al bebé le guste. Detén el masaje tan pronto como el bebé lo indique.
  • Por ejemplo, si tarareas, cantas o rimas una canción durante el masaje para bebés, el bebé vivirá el tiempo aún más intensamente.

Pregunta sobre: Aceites

«Los padres deben dejar que su intuición y las preferencias del bebé los guíen al momento de masajear». Porque son muy diferentes. Mientras que algunos niños chillan de alegría, otros no quieren que les toquen ciertas partes del cuerpo.

“A algunos bebés no les gusta que les toquen la cabeza o los talones”. Y, por supuesto, hay bebés que no quieren que los masajeen en absoluto. Y eso hay que respetarlo.

Masaje de barriga – masaje de cólicos

El llamado masaje cólico estimula la digestión y ayuda con la flatulencia. Utilizado dos veces al día, puede aliviar y prevenir el dolor abdominal. También puede tener un efecto positivo en los patrones de sueño.

Y así es como masajeas a tu bebé: instrucciones para un masaje de cólicos:

  • Primero, las cálidas manos de un padre se deslizan una tras otra por el abdomen hacia las caderas. Repita esta suave caricia seis veces con cada mano.
  • Mueva suavemente las piernas del bebé hacia la barriga, haz una breve pausa y estírelas levemente meciéndolas. Luego, las manos descansan sobre el estómago y finalmente giran suavemente en el sentido de las agujas del reloj alrededor del ombligo.
  • Repite la secuencia completa dos veces más.
Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares