jueves, agosto 11, 2022

7 maneras de perder peso en 7 días

Cuando se trata de perder peso, no hay lugar para filosofar demasiado. Haz más ejercicio y cuida lo que comes. Pero si desea aumentar drásticamente el éxito de la pérdida de peso a largo plazo , también debe cambiar su comportamiento y sus hábitos. Siga estos simples consejos durante un período de una semana para ayudarlo a obtener un nuevo enfoque sobre el clima, la comida y el ejercicio.

Lunes: planifique las comidas para todos los días de la semana

Comer puede volverse tan desorganizado y caótico como cualquier otra actividad. La planificación de comidas te ayudará a no gastar más de tu presupuesto disponible, ingerir una cantidad adecuada de calorías, reducir el número de decisiones que tienes que tomar en un día y evitar comer en exceso.

Planifique las comidas sabiamente. Por ejemplo, en el futuro, prepare el almuerzo del domingo para que pueda usar las sobras para el día siguiente. Además, haz comidas de dos días como guisos. O prepare mucha salsa para un almuerzo y cambie sólo la guarnición para el próximo almuerzo .

Martes – Programe su tiempo sabiamente

Estás ocupado, no hay duda al respecto. Pero, ¿estás realmente tan ocupado como crees que estás? El lunes es un gran día para organizar tus actividades para toda la semana. Podrás eliminar algunas actividades y te sorprenderás cuando te des cuenta de cuánto tiempo tienes disponible.

La mayoría de las personas se quejan de que no tienen tiempo para hacer ejercicio. Dado que un entrenamiento adecuado toma solo de 20 a 30 minutos , esa excusa ya no se sostiene. Si está abrumado con las obligaciones, resuelva las más importantes de inmediato. Aprende a lidiar con algunas obligaciones en el camino, mientras vas o regresas del trabajo. No tienes que dedicarte a cada pequeña tarea. Dele su confianza a sus seres queridos y permítales hacer algunas tareas por su cuenta.

Miércoles – Sigue tu horario

¿Quién no se ha saltado algunas comidas con la esperanza de acelerar la pérdida de peso? Sin embargo, no debes hacer eso. Su cuerpo necesita una fuente constante de energía para funcionar normalmente. Si toma un descanso demasiado largo entre comidas, se sentirá crónicamente cansado, ansioso, con mucha hambre y, finalmente, comerá en exceso.

Cuando tienes hambre, es más probable que sucumbas a tentaciones rápidas y poco saludables. No vayas a la panadería y compres un montón de carbohidratos simples. No tome un descanso entre comidas por más de 4 horas. Si sabe que esto es inviable, abastézcase de refrigerios rápidos pero saludables.

Jueves – Comer solo en la mesa

¿Con qué frecuencia comes en el dormitorio? La mayoría de la gente hace eso. Para la mayoría, no es un problema comer en lugares que en realidad no están provistos para ello. Así es como se desarrollan los malos hábitos. Comer frente al televisor, en la cama o sobre la marcha mientras se limpia el apartamento nunca es una buena opción.

Piensa sobre esto. ¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando imaginas el cine? ¿Palomitas de maiz? Esto se debe a que tu cerebro ha conectado un hábito con otro. Lo mismo puede pasar en tu casa. Todos estos hábitos pueden hacer que sea significativamente más difícil alcanzar la meta, que es la pérdida de peso.

Viernes – No hagas nada más mientras comes

La multitarea es práctica y útil en la mayoría de las situaciones, pero no cuando se trata de nutrición. Entonces simplemente no es bienvenido. Cuando hace otras cosas mientras come, le resultará más difícil evaluar cuánto ha comido y si realmente está satisfecho. Tu atención está dividida.

Puede parecer extraño y poco práctico al principio, pero te acostumbrarás rápidamente. El objetivo es concienciar sobre qué y cuánto se come. Una comida debe ser solo una comida, no hacer la tarea, mirar televisión o hablar por teléfono.

Sábado – Busca apoyo

No pases por el proceso de cambiar hábitos y perder peso por tu cuenta a menos que quieras ponértelo más difícil. Las investigaciones han demostrado que adoptar hábitos saludables es mucho más fácil si los compartes con los demás. La mayoría de tus seres queridos querrán apoyarte, pero también la mayoría de ellos no sabrán cómo ayudarte.

Ayúdalos a ayudarse a sí mismos. Sea específico en lo que busca. Busca compañía para caminar algunos días a la semana. Pides que en lugar de ir a un restaurante de comida rápida vayas a un restaurante clásico donde puedas elegir algo más saludable.

Domingo – Toma el control de tus pensamientos

Solo el lugar y el tiempo pueden despertar viejos hábitos , el deseo de comer mucho y no moverse. Si ha estado acostado durante semanas y comiendo de manera poco saludable, es probable que su cerebro, que en realidad es esclavo de los hábitos, lo anhele.

Tú eres el gobernante de tu cuerpo, nadie más. Tú gobiernas tu mente, no él tú. Piensa en los hábitos que quieres cambiar. Piensa por qué realmente quieres cambiarlos. Recuerda la meta y decide que tus pensamientos y viejos hábitos definitivamente no te obstaculizarán en el camino hacia la meta.

Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares