martes, diciembre 6, 2022

¿Cómo puedes saber si se ha roto el líquido amniótico?

Cuando el líquido amniótico se rompe, es una señal de que tu bebé se está preparando para venir al mundo. Cuando esto sucede, es difícil no darse cuenta. También sucede que el líquido amniótico rezuma lentamente. ¿Cómo saber si has roto fuente y cómo distinguirlo de otras secreciones?

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico es responsable del transporte e intercambio de nutrientes entre la madre y el bebé. Como una almohada, abrazan al feto en desarrollo y lo protegen de todos los peligros del mundo exterior. Los más importantes son:

  • Protección contra lesiones, sequedad y fluctuaciones de temperatura: gracias a las aguas amnióticas, el bebé está seguro sin importar en qué eventos participe su madre.
  • Protección contra microbios: el líquido amniótico contiene ingredientes que combaten bacterias y virus en la vagina, constituyendo así una barrera protectora para el bebé.
  • Apoyan el desarrollo pulmonar: el líquido amniótico hidrata los pulmones, lo que promueve su maduración. El niño también entrena inhalar y exhalar, es decir, aprende la actividad más importante que necesitará después del nacimiento.
  • Apoyan el desarrollo del sistema urinario: tragar líquido amniótico también significa probar el sistema urinario.
  • Nutrición: el líquido amniótico ayuda en el intercambio de nutrientes entre la madre y el feto.

La vejiga fetal, que protege al embrión y al líquido fetal, se cierra aproximadamente un mes después de la fecundación. Consta de dos capas: por dentro está la membrana amniótica, y por fuera, el corion. Las células externas del amnios secretan líquido amniótico, cuya cantidad cambia durante el embarazo.

En la semana 9 es de 5 a 10 ml y crece hasta aproximadamente la semana 36, luego disminuye ligeramente hasta llegar a aproximadamente 1 litro antes del nacimiento. Tanto muy poco como demasiado líquido amniótico no es bueno para el bebé. Si no hay suficiente agua al final del embarazo, puede provocar hipoxia y bajo peso al nacer del bebé. Cuando hay demasiada agua, el bebé puede nacer con defectos renales o cardíacos y la madre puede desarrollar diabetes gestacional.

La composición del líquido amniótico varía según la etapa del embarazo. Los más importantes son:

  • Albúmina (proteínas presentes en el plasma sanguíneo)
  • Grasas
  • Sales orgánicas e inorgánicas
  • Hormonas
  • Enzimas

En las últimas semanas del embarazo aparecen mayores cantidades de células epiteliales y al final del embarazo quedan lodos y pelusas que cubren la piel del bebé. La composición del líquido amniótico es indicativa de la salud de la madre y el bebé, y el color y el olor son indicativos del desarrollo de una infección. El líquido amniótico se cambia cada dos horas, por lo que siempre está fresco. Los sanos son incoloros e inodoros.

¿Cómo se desprende el líquido amniótico?

El líquido amniótico comienza a drenar a medida que se rompe la vejiga. Esto puede suceder al comienzo del trabajo de parto o durante el transcurso del trabajo de parto, cuando las contracciones empeoran. Es mejor para un bebé cuando el agua se libera lo más tarde posible, por ejemplo, al final de la primera etapa del trabajo de parto y antes de las contracciones por lotes.

Cuanto más tiempo esté un bebé en el líquido amniótico, más tiempo estará protegido y las contracciones serán menos dolorosas. Después de que se desprende el líquido amniótico, el parto se acelera notablemente y las contracciones ganan dinámica.

Reconocer que el líquido amniótico está roto es simple. Un chorro de agua tibia corre repentinamente por tus piernas. También sucede que el líquido no se rompe repentinamente, sino que se filtra lentamente fuera del cuerpo. Luego, las manchas húmedas que aparecen en la ropa interior pueden percibirse como orina o mucosidad. Reconocer el líquido amniótico puede ser problemático, especialmente cuando todavía queda algo de tiempo hasta el parto.

Cuando la vejiga fetal se rompe y el líquido se drena, puedes esperar que tu bebé nazca muy pronto, pero eso no significa que sucederá en unos momentos. A veces, incluso toma un día para que nazca un bebé. A muchas madres les preocupa que la pérdida de líquido amniótico pueda ser peligrosa para el bebé. De hecho, no es que todo el líquido que rodea a su bebé se filtre, sino tanto como haya en el canal de parto frente a la cabeza, por lo que su cuerpo todavía está rodeado de líquido.

Hay momentos en que el líquido amniótico no desaparece y el bebé nace con una vejiga amniótica intacta. Decimos entonces de él que «nace con gorra», lo que se toma como un buen augurio para el futuro. La punción de la vejiga fetal es el método más antiguo para inducir el parto. La amniotomía se realiza con una aguja especial o la llamada Fórceps de Kocher utilizando un espéculo. Este procedimiento acelera el proceso de parto, pero puede estar plagado de complicaciones como el prolapso del cordón umbilical o el sangrado de los vasos sanguíneos dañados.

¿Cómo puedes saber si estas rompiendo fuente?

¿Cómo sabes que el líquido amniótico se ha roto? Son cálidos y, a diferencia de la orina, incoloros. El líquido amniótico saludable no huele y la orina sí. También podemos distinguirlos fácilmente de la mucosidad, que es tirante y mucho más densa.

Hay a la venta pruebas especiales para la detección de líquido amniótico, estos son insertos que cambian de color cuando se exponen a un pH superior a 6.5. Los usuarios de Internet también intercambian consejos para usar papeles de tornasol que deben ser de color azul. Este método es, sin embargo, no autorizado.

Es muy fácil ver que las aguas se han roto. No hay forma de equivocarse con nada, porque su cantidad es difícil de ignorar. La situación es completamente diferente en el caso de la exudación de líquido amniótico, que es especialmente peligrosa antes de la semana 36 de embarazo. Esto requiere una estrecha cooperación con su médico y, posiblemente, también una hospitalización.

Anomalías relacionadas con la salida de líquido amniótico

El líquido amniótico saludable no debe tener color. Cada cambio de ellos es una indicación para ver a un médico. Las aguas amnióticas anormales se alteran principalmente en color y olor.

  • Aguas amnióticas verdes: evidencia de hipoxia del niño, una fuerte infección de la madre y un embarazo postérmino cuando el niño vierte meconio en el líquido amniótico. Cuando esto sucede, los médicos aceleran el trabajo de parto o administran medicamentos.
  • El agua rosada manchada de sangre es señal de que el cuello uterino se está abriendo y la sangre está saliendo de sus vasos sanguíneos.
  • El líquido amniótico amarillo puede indicar un conflicto serológico entre madre e hijo.
  • Las aguas rojas o marrones pueden indicar un desprendimiento prematuro de la placenta. Esto puede ser peligroso para el bebé y la madre. Las aguas marrones también pueden significar la muerte fetal.

El médico verifica el color del líquido amniótico haciendo una amnioscopia, observándolo a través de un espéculo insertado a través del cuello uterino.

Miguel Pérez G.
Cartagenero, entrado en los 40 y apasionado como un niño de las letras. Estudié filología hispánica en Murcia y he trabajado con múltiples clientes elaborando sus artículos. Especializado en psicología y en salud, dos temas en los que me siento cómodo escribiendo y ayudando a la gente.

Artículos similares