sábado, noviembre 26, 2022

El motivo psicológico por el que se te olvidan las cosas

Muchos consideran que el olvido es un mal funcionamiento del cerebro. Este es un proceso importante y subestimado. Sin él no podríamos pensar en abstracto. ¿A quién le gusta admitir que extravió sus anteojos o no acudió a una cita? Los investigadores de la memoria también consideran el olvido como la antítesis del recuerdo. ¿Cuál es el motivo psicológico por el que se te olvidan las cosas?

Es mucho más que un simple lapso en la memoria, es una parte integral de ella. Lo que recordamos, experimentamos o planeamos para el futuro depende no solo de nuestros recuerdos existentes, sino también de todo lo que ya no sabemos. La situación se asemeja a una escultura de mármol que acaba de emerger de la roca removida.

Motivo psicológico por el que se te olvidan las cosas: El proceso de olvidar y aprender

Motivo psicológico por el que se te olvidan las cosas: El proceso de olvidar y aprender

Dado que nuestras vidas se componen de cambios constantes, es crucial que nuestros cerebros olviden. Para adaptarnos a las condiciones ambientales cambiantes, tenemos que aprender cosas nuevas, así como desaprender (es decir, olvidar) y volver a aprender lo que ya hemos aprendido.

Esto se puede ilustrar bien usando la percepción: tenemos que recordar brevemente lo que vemos, sentimos, oímos, saboreamos u olemos, pero solo hasta que llegue la siguiente impresión sensorial.

Por ejemplo, debido a que el procesamiento de las impresiones visuales en la retina lleva más tiempo que el del sonido en el oído interno, almacenamos cada entrada de un sistema sensorial durante aproximadamente un cuarto de segundo; de lo contrario, no podríamos hacer coincidir una voz con el movimiento labial correspondiente.

Pero tan pronto como sigue la siguiente sensación, la anterior debe borrarse para que las dos no se superpongan. Borrar y olvidar no son, por lo tanto, errores o interrupciones en la percepción, sino que son parte integral de los procesos necesarios.

Por otro lado, solo podemos darnos el lujo de almacenar y recordar una parte muy pequeña de nuestras experiencias durante un período de tiempo más largo.

Artículos similares